HABITADA, una expo de Gabriela Golder. La Llogeta, Valencia, España

La exposición se compone de dos video instalaciones, Diáspora, del año 2005 y Dolor, del 2010. La muestra se completa con una zona de video a la carta en la que el espectador podrá consultar una selección de sus vídeos.
Habitada se inserta dentro del último proyecto curatorial de Javier Marroquí y David Arlandis, Care Crisis, un proyecto de investigación dedicado a estudiar la crisis de los cuidados. “En estos tiempos de crisis económica, queremos, contracorriente, centrar nuestra atención en otra de las grandes crisis que vivimos. No atrae la atención de los medios de igual forma, pero sin duda, al igual que aquella, es global. Sin embargo, al contrario que la crisis económica, afecta a la totalidad de la vida.”

La primera de las video instalaciones de esta muestra, Dolor (2010), empezó a gestarse hace un año en Canadá y esta será la primera vez que se expone. Es una obra que parte de una búsqueda en la memoria personal, un intento de exteriorizar el propio dolor a partir del dolor de los otros. Al hablar de su trabajo Gabriela insiste constantemente en la necesidad de escuchar, asegura que es posible encontrar nuestros sentimientos, nuestros miedos y experiencias en los relatos de otros. La artista recurre a un modo de trabajo concreto: escuchar la voz de esos otros para referir experiencias personales, historias de los otros que también son suyas y que a su vez podrían ser nuestras. En su estancia en Canadá, Gabriela invitó a algunas mujeres para que habitaran diferentes espacios de su casa con sus historias de dolor. “les pedí que para definir el Dolor eligieran un texto, un texto que para ellas fuera Dolor.”
La obra se compone de seis pantallas, cada una ocupada por una de esas mujeres que a través de su texto está contando su historia.
Diáspora es la segunda obra de la muestra, una performance grabada en un plano secuencia en tiempo real. Vemos la propia artista gateando en una estancia vacía, descalza y de rodillas, se arrastra y va lamiendo el suelo de la sala con gran esfuerzo. La acción es dura y abre al espectador varios interrogantes ¿Es una referencia a la tortura? Quizás ¿Al sometimiento de la mujer? ¿A las condiciones laborales y a los trabajos asignados a la mujer inmigrante? Como en otras obras de la artista la voluntad de que la obra quede abierta es intencionada, le toca al espectador el papel de interpretar, de hacer sus propias conexiones, de continuar la obra, pero el título aporta sus pistas, "Diaspora" nos remite una vez más al exilio, al abandono forzoso del lugar de origen, al dolor que ocasiona todo aquello que se deja atrás, al esfuerzo que supone la adaptación al nuevo entorno, y como no, a la cuestión de la identidad.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…