Iconografía precolombina del Jaguar, Amerindia.

El felino, con sus varias clases americanas -jaguar, puma, lince, gato montés, etc- tuvo protagónica vigencia mítico-religiosa en toda Amerindia siendo, en su fundamento ideológico, símbolo cósmico concebido en las iniciales culturas hegemónicas: Olmeca en Mesoamérica y Chavín en Suramérica andina.

Se percibe que tal simbología fue instituida como significante de la Tierra y su poder fecundante, la Lluvia, el Sol y/o el Cosmos en su totalidad.

También, en el período epigonal militarista, como poder guerrero. Todo esto dicho de manera general, cada cultura y aún en sus distintas épocas, muestra variaciones en su concepción. Fue simbiotizado con el ave, la serpiente y el hombre principalmente en las culturas andinas y con el ave en Mesoamérica.

Esta interpretación, proviniente de ideografías creadas por cada cultura, es aproximada -al igual que la de todos los mitos- y tiene en cuenta un concepto fundamental amerindio que vincula a este animal depredador con la realidad natural.

Quizás, su total desciframiento, nunca se logrará con exactitud, pero su valoración, deificada y plasmada plásticamente, da la magnitud de su trascendencia dogmática que, todavía hoy, interesa a las mentes indígenas.

Toda Amerindia compartió al felino como tótem con una enorme creatividad morfológica de innumerables diseños que se extienden por su ancestral territorio.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…