Guia de Tijuana: Acamonchi graffitea el CECUT
Gerardo Yépiz “Acamonchi” intervino las paredes de la sala de exposiciones de la planta baja del CECUT por medio del aerosol y el esténcil. Como resultado ofrece la intervención “Sapos y culebras”, la cual será abierta al público el viernes 6 de agosto a las 5:00 p.m., momento en que el artista podrá convivir con el público, para posteriormente, a las 7:00 p.m., dar paso a la inauguración.

Luego de mezclar la patineta y el punk por muchos años, Acamonchi dice ser actualmente ciclista de tiempo completo, lo que le ha dado material suficiente para trabajar. “El hecho de ser ciclista se convirtió en toda una declaración sobre libertad, ecología, salud física, pelea del espacio, y toda una serie de aspectos que van ligados al ciclismo”, dijo el artista.

El proceso de creación de Acamonchi parte de la improvisación derivada del análisis de la observación de lo que le rodea. Uno de los temas que el artista ha explorado en los últimos meses, y que se ve reflejado en la exposición, es el cuidado de la naturaleza.

La influencia de Acamonchi está en Nueva York, por lo que muchas de las imágenes que él plasma están relacionadas con el caos que se vive en la ciudad, el ruido, la contaminación, el tráfico, y los grandes edificios, así como los avances tecnológicos. “Yo como ciclista siempre estoy luchando contra el tráfico, me estoy moviendo de un lado a otro, y creo que es importante plasmar esa lucha por el rescate del ambiente, la salud y el reciclaje”.

Una de sus varias bicicletas estará también en exhibición, como una forma de promover el ciclismo. “El que mi bicicleta forme parte de la exposición, es una forma de animar a la gente a que también la use, ya que la vida es muy diferente cuando uno se pasea en ella”.

Parte del tiempo del proceso de construcción de esta exposición, comprendió tanto la selección de imágenes como el diseño de la plantilla correspondiente a cada imagen, ya que para Acamonchi el uso del esténcil es esencial si se busca crear una composición comprometedora e interesante.

“El público va a ver pintadas muchas hojas de diferentes árboles, de diferentes tamaños, con texturas que dan un carácter más natural y más orgánico al trabajo. Se ve reflejado el caos de la ciudad, el ruido, la contaminación y la tecnología”, dijo.

“Me gusta trabajar con absurdos, como el hecho de mezclar graffiti con computadoras”. Se verán imágenes que se descomponen a la vista, un graffiti de puntos, que en términos tecnológicos sería de 8 bits, lo que simula ser un graffiti de baja resolución, a manera de aproximación al mundo digital de las computadoras”, comentó.

En cuanto al manejo del color, Acamonchi presenta composiciones intensas pero al mismo tiempo con mucha armonía. “He desarrollado un particular gusto por ciertas tonalidades y trato de explorarlas al máximo. Estoy siempre retratando cosas que me llaman la atención, y trato de recrear lo que veo a través del aerosol o los marcadores”, señala.

A Acamonchi le gustan los animales, en particular los gatos, y es por eso que los incluye en su obra, al mismo tiempo que lo hace con la intención de sensibilizar a la gente sobre su cuidado.

El tema del reciclaje y lo que está pasando con el derrame de aceite, la calidad del agua y la importancia de tomarla, quedan también plasmados en la exposición.

Acamonchi pasa mucho tiempo recortando imágenes de revistas viejas, que después utiliza para trabajar diseño o pintura. Para esta exposición se le ocurrió pegar carteles compuestos por estas imágenes fotocopiadas, muchas de ellas tomadas de anuncios publicitarios de antaño, de hace 40 ó 50 años, lo que representa también una crítica a la sociedad de consumo.

En la década de los ochenta, Acamonchi participó en la elaboración de fanzines, por lo que buscar estas imágenes, recortarlas, fotocopiarlas y pegarlas a manera de cartel representa de cierto modo regresar a sus orígenes, pero ahora de una manera plástica.

El graffiti de Acamonchi es muy urbano y pop, pero no como el que se hizo hace muchos años. “El graffiti pop lo he estudiado y he tratado de tomar un camino totalmente diferente. Yo no persigo la composición tipográfica, más bien uso las texturas y algunas referencias. Estoy tratando de monitorear lo que hacen otros para no hacer lo mismo. Trato de tener un estilo más personal, cada vez menos predecible”, expresó el artista.

“Mi trabajo es muy efímero, muy informal y casual, totalmente urbano y de alto impacto, pensado para elaborarse en un tiempo mínimo y con un bajo costo, y que a la vez maximice el espacio”, dijo Acamonchi.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…