A Banana siempre le gustaron las luciérnagas. Cuando era chiquito se quedaba hasta tarde mirando cómo sus cuerpos se prendían y apagaban en la oscuridad,le encantaba atraparlas y coleccionarlas en un frasquito. Ahora ya no se ven más luciérnagas en la noche, pero a Banana no le importa, porque a pesar que ya no encienden sus luces él sabe que ellas siguen estando ahí.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…