Toni Cruz. El Dia de Córdoba:

Y todo por noches como la de ayer

Una veintena de aficionados cordobesistas vibran, sufren y lloran en El Sardinero

Entre quince y veinte gargantas cantan claman el "Soy Cordobés" en un Sardinero desértico y bajo un chirimiri intermitente que les cala unas bufandas que enarbolan con fuerza. Les caen, seguro, lagrimones por el rostro -a ellos y a los periodistas cordobeses presentes, todo hay que escribirlo-. Tienen nombres propios y motes: Salvador, Pope, Dami, Polini... Ellos ya sabían antes de venir hasta Santander por qué son del Córdoba. Por qué vinieron. Porque conocen mejor que nadie la idiosincrasia de un club que siempre provoca algo. Pena, rabia, pesar... y, en contadas oportunidades, una felicidad que no se puede comparar con nada en este mundo. Por noches como la de ayer -que se parece a tardes como la del penalti en Alicante, por ejemplo- ellos se mueven. Por noches como la de ayer pagan gasolina y son capaces de hacerse -del tirón- 800 kilómetros en sus coches en homéricos viajes de ida y vuelta. Por noches como la de ayer superan todos los pesares en sus más o menos agitadas vidas. Por noches como la de ayer y por las que vendrán.

La magia de este insensato juego es su volatilidad. Sin embargo, el tercio de los sueños que dio comienzo ayer junto al bravo Cantábrico no es nuevo para esos nombres propios que caminan siempre hacia adelante. Viviendo del ayer y del antes de ayer. Viviendo y reviviendo goles como el que ayer coló Luque. Una estampa que nadie se la tendrá que contar a esos quince o veinte privilegiados que se cruzaron la península precisamente para eso. Y, si no lo hubiera colado, para poder decir que estuvieron allí viendo caer a los suyos. Que es ese vivir al filo de la navaja el que da valor y mérito a su pasión por el blanco y el verde. Qué bonito es. Qué duro es. Que pase el siguiente.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…