La sonrisa que nos sale después de una prueba, de un dolor, de una lágrima, tiene doble peso en sí misma, es sonrisa probada, es al final, mejor sonrisa. Sonreír, tiene muchas fuentes y razones, pero si dentro de esos ellas está el aprender a vivir, a conocernos, y desde ahí ver la vida y lo que nos rodea, sin duda que al final lo haremos con mejor sonrisa, viendo al sol. Y como lo promete la Biblia: se siembra con lágrimas, pero se cosecha entre risas y alegrías.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…