México, dos mil once. Primero asistían solo algunos estudiantes a realizar caminatas vespertinas en Ciudad Juárez y en Ciudad Universitaria, con poca atención de los medios. Pero el hartazgo fue creciendo y las denuncias empezaron a dejar de ser aisladas. Las movilizaciones en rechazo a la violencia congregaron mismo a intelectuales y artistas que activistas universitarios, performanceros y por la diversidad sexual o gente de a pie que por primera vez asistía a una protesta, incluso en silla de ruedas o en muletas. Mientras se grababan las escenas del video (marcha del 6 de abril), fueron encontrados 59 cuerpos en el estado de Tamaulipas. Los primeros de una serie que, también en Durango, se irían descubriendo con el paso de los días hasta rebasar el centenar y hasta hoy siguen sumando una estadística indeterminada.

"Estamos hasta la madre". Una declaración del poeta Javier Sicilia, se convirtió en una consigna colectiva tras el asesinato su hijo Juan Francisco Sicilia Ortega y otras seis personas a finales de marzo de 2011.

Poco a poco fue creciendo la cantidad de personas que se sumaron a la movilización, primero en una caravana que caminó de Morelos al Distrito Federal y después se desplazó hasta Ciudad Juárez, cuyo recorrido culminó con el Pacto Ciudadano por la Paz con Justicia y Dignidad, en junio de este año. A pesar de la protesta, el gobierno mexicano insiste en que la estrategia de seguridad es correcta y entrega resultados positivos.

Dos mil once está marcado no sólo por la violencia y la impunidad, sino también por la denuncia y un grito común: "No más sangre".

Puede leer el documento del pacto por aqui:
derechoshumanos.org.mx/modules.php?name=News&file=article&sid=1316

Música: Alonso Arreola
Imagen y producción: Prometeo Lucero

Escenas grabadas entre febrero y mayo de 2011, en la Ciudad de México

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…