_¡qué sabe nadie!_

salvia ferrer & óscar mora

hoypaella.com/quE_sabe_nadie.zip

galería rosa santos

valencia. 06-07.011

en dos mil diez el artista conceptual óscar mora y la cineasta salvia ferrer se reúnen para realizar una serie de obras sonoro-visuales que les permitan profundizar en la línea que ÓM viene desarrollando desde finales del siglo pasado sobre lo que él mismo dio en llamar 'turismo metafísico', una forma de enfrentar al residente en una población a la mirada, primero, y ahora también a la escucha, que obtendría si fuese un turista en su propio lugar de residencia.
la intención que anida detrás del concepto de 'turismo metafísico' es conseguir ver (y ahora también oír) la población de uno por primera vez, caer en la cuenta de que hay cosas en el día a día que se salen de la rutina con que son vistas durante toda una vida.

ambos hacen especial hincapié en la observación de elementos que pertenecen a la cultura, o al arte, del lugar para recontextualizarlos. después de que el arte del novecientos se empeñase en descontextualizar los objetos, ahora el afán está en recontextualizarlos bajo la mirada ajena de quien los oye cada día.

la obra en solitario de ÓM ponía el énfasis en la mirada, un acento que, a raíz de su colaboración con la cineasta SF, se traslada hacia lo sonoro, entendido de dos maneras: como parte del paisaje, y considerado como sonido del territorio en que se está, además de como banda sonora del lugar que se visita, para lo que cobra absoluta importancia la figura del guía turístico que nos describe el lugar visitado: aquellos sitios por los que uno se mueve con las inercias de a diario, y a los que ahora presta la atención de un oído cautivado por un discurso nada neutral.

la primera colaboración intensa entre ÓM y SF en este ver y oír metafísicos se realiza con ocasión de esta muestra para la galería rosa santos de valencia titulada _¡qué sabe nadie!_, con un conjunto de obras que profundizan en este turismo metafísico en sus vertientes sonora y visual que pretende trasladar nuestra percepción a la primera vez en que uno llega a un lugar y le es presentado con todo el protocolo que las tradiciones exigen.

como aquel día de mil novecientos noventa y cuatro en que subí al micalet empujado por un happening de ÓM, desde entonces continúo visitando su sala de campanas para dejarme llevar por los sonidos del gótico entre las mejores vistas de esta ciudad del siglo veintiuno.

nilo casares

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…