MATANDO PATAS con ALEJANDRO LOZANO
CONFERENCIA MAGISTRAL con
Alejandro "El Patas" Lozano
@pataslozano
ITESM Campus Guadalajara 2004
Guión y Dirección: ALEJANDRO ASHIDA
Edición: Alejandro Ashida Mayo 2011
@alessashida - facebook/aless.ashida
Música: MOENIA
Canciones: Ni tu ni nadie y Beber de tu sangre
"Si pudiera vivir del cine toda mi vida, sería lo ideal"
Alejandro "El Patas" Lozano

- - - - - - - - - -

PRODUCIRÁN A LO GRANDE
Por Omar Cabrera

Mural (18 Septiembre 2003).-
Hará David Barret, coordinador de acción en 'Matrix', escenas para 'Matando Cabos'

MÉXICO.- El coordinador de escenas de acción en películas como Matrix Recargado y El Hombre Araña, David Barret, tendrá a su cargo mañana la realización de una persecución de automóviles dentro del Estadio Azteca.

Esto para la película Matando Cabos, que escribieron y estelarizan Tony Dalton y Kristoff, conocidos por el programa de televisión No Te Equivoques.

Esto lo informaron en entrevista los productores del filme, los hermanos Billy y Fernando Rovzar Diez-Barroso, quienes pretenden dar a su proyecto, dirigido por Alejandro Lozano, calidad internacional.

"Nosotros no queríamos que fuera un simple favor que él nos hiciera esta persecución en la película, sino que en realidad se comprometiera y, ahora, no lo puede creer, dice que nunca se imaginó filmar una escena de acción en el segundo estadio más grande de América", señaló Billy.

Matando Cabos es una historia de humor negro con suspenso y acción.

Dalton y Kristoff interpretan a Jaque y Mudo, dos jóvenes que de pronto se ven inmersos en el rapto de su jefe (Pedro Armendáriz), a quien tendrán que proteger a toda costa.

Para los productores del filme, quienes fundaron en abril de este año su empresa Lemon Films luego de varios años de estudio en Estados Unidos, la intención es presentar al público mexicano una película que conjugue el estilo fotográfico europeo, la cultura mexicana y la forma de producción hollywoodense.

"Decidimos que esta cosa era la única que teníamos que importar de Estados Unidos para nuestra película, a aquellos que inventaron esa forma de ver el cine con escenas impresionantes de acción", comentó Fernando.

Fernando y su hermano Billy conocían a Sandy Bookstaver, productor de la serie de televisión Fastlane, en la que participó David Barrett, quien también coordinó las escenas de acción en las cintas Parque Jurásico: El Mundo Perdido, Ni Una Palabra, Estigma y, recientemente, en Erase Una Vez en México.

Bookstaver fue quien recomendó a Barrett con los hermanos Rovzar Diez-Barroso.

"Le llevamos el guión y le fascinó, y podemos decir que ésta será una secuencia histórica en el cine mexicano, es una nueva forma de entender el cine de acción, especialmente en México, donde no se han hecho cosas así, lo último que recordamos son las películas de El Santo y Blue Demon", manifestó Billy.

Barret fue contratado para planificar y ejecutar la persecución en el Estadio Azteca y otra más entre dos microbuses de la Ciudad de México.

BUSCAN CONSOLIDARSE COMO PRODUCTORES

Con la intención de filmar dos películas al año, los hermanos Rovzar Diez-Barroso regresaron a México para fundar su casa productora, a través de la cual se dedicarán a cazar talentos mexicanos que tengan en sus manos guiones de calidad.

Las películas que piensan filmar son aquellas que tengan posibilidades comerciales en el país, sin que por ello se menosprecie la calidad cinematográfica.


ARMAN PERSECUCIÓN DE HOLLYWOOD EN EL ESTADIO AZTECA
Por César Huerta

Mural (20 Septiembre 2003).-

David Barret, director de escenas en 'Matrix' y 'Spiderman', filma en el DF la cinta 'Matando Cabos'

No le importó perder la oportunidad de dirigir un programa de televisión en Estados Unidos ni de participar en una película hollywoodense, David Barrett, coordinador de escenas de acción de cintas como Matrix Recargado y El Hombre Araña, prefirió venir a México para encargarse de la cinta mexicana Matando Cabos.

En entrevista exclusiva, Barrett comentó que decidió integrarse a este filme, protagonizado por Tony Dalton y Kristoff, porque le gustó la historia, que es una mezcla de buen humor con acción, y que se estrenará en abril próximo.

"Estoy en una faceta en la que yo escojo lo que quiero, no elijo proyectos por dinero sino por la historia. Cuando me platicaron de la película, de inmediato pensé que esto era lo que tenía que hacer.

"Es fantástico poder filmar en un lugar como el Azteca, además puedo desarrollar mis propuestas para que sea una cinta divertida, con secuencias llenas de acción", comentó Barrett.

Desde el pasado miércoles, el Coloso de Santa Ursula se convirtió en locación de Matando Cabos, dirigida por Alejandro Lozano y que requirió un presupuesto de 25 millones de pesos.

Ahí se filmó una persecución entre dos automóviles, uno conducido por los protagonistas y otro por el villano de la historia.

En la escena, uno de los coches entra por un túnel a toda velocidad y tras derribar una puerta llega a las gradas del estadio, y después cae a un costado de la cancha de futbol.

En esta secuencia, Barrett utilizó a un doble mexicano.

"Lo que a mí me llama la atención de los dobles de este País es el gran corazón que le ponen a cada escena, realmente estoy muy impresionado y siento una gran admiración por ellos", indicó.

Barrett reveló que permitió a Tony Dalton conducir, durante un momento del rodaje, el auto que era perseguido en el Estadio Azteca.

"También voy a coordinar una persecución con un pesero, que es una cosa muy mexicana. Esta será como una escena de Tiburón, donde los protagonistas son perseguidos y no saben en qué momento les va a salir la pesera que los viene cazando", explicó.

Barrett, quien acaba de ganar el premio Emmy por su labor en la serie de televisión Fastlane, proviene de una familia de dobles, su padre, Stan, fue stunt de Paul Newman y Robert Redford, mientras que su hermano Stanton, es el encargado de doblar a Tony Dalton en las escenas de mayor peligro de Matando Cabos.

Aunque el coordinador de escenas de acción dijo que Amores Perros es de sus películas favoritas, reconoció que no sabe mucho de cine mexicano.

"Lo que sé es que ha recibido buenas críticas recientemente. Siento gran admiración por la cultura mexicana, y pues con historias como ésta (Matando...) me da mucho gusto poder estar en este País.

APUESTAN POR CARAS NO VISTAS
Por Silvia Oviedo

Mural (15 Julio 2004).-

Dice el director de 'Matando Cabos', que mañana se estrena, que da oportunidad a talento joven

MONTERREY.- Con su ópera prima, Matando Cabos, el director Alejandro Lozano pretende cambiar el esquema de los productores mexicanos, quienes sólo buscan rostros conocidos a nivel internacional para que estelaricen las películas nacionales.

En conferencia de prensa, Lozano expresó ayer que al momento de buscar actores para que participaran en este filme, quiso darle oportunidad a jóvenes que no son identificados por el público.

"Queríamos caras nuevas para hacer que la gente le crea más a los personajes, la labor del casting nos llevó dos meses y queríamos encontrar a los personajes en los actores, no al revés", indicó el director.

En el encuentro con los medios también estuvieron presentes Raúl Méndez y Rocío Verdejo, villanos de la historia, así como Fernando Rovzar uno de los productores.

Méndez, antagonista, criticó a los realizadores de cine en México, quienes sólo le dan oportunidad a los mismos actores y se pierden de nuevos valores.

"Lo que pasa es que también las productoras no quieren arriesgar dinero con caras nuevas, y es lo que yo le agradezco a todos los realizadores de Matando Cabos, porque hay que empezar a arriesgarse por la calidad, no por lo conocido... esta película rompe con muchos esquemas, empezando desde la forma de producir", expresó el actor.

Otros de los retos que tuvo esta producción fue lograr escenas impactantes dentro de la historia con pocos recursos.

"Julián Bucio (coordinador de las escenas de acción) se la jugó. Por ejemplo, en una de las escenas de un choque, tenía que salir todo a la primera, porque no somos como en Hollywood que cuenta con muchos recursos, aquí teníamos un carro y con ese tenía que salir todo bien a la primera, no contábamos con más", explicó Lozano.

En la cinta, que se estrenará mañana a nivel nacional, también participan Ana Claudia Talancón, Pedro Armendáriz y Jacqueline Voltaire, quienes, aunque no tienen muchas intervenciones en la historia, llevan un peso importante dentro del desarrollo de la trama.

Pese a la respuesta que tenga en México, Lozano y el equipo de producción desean la internacionalización de la película, ya que recientemente mandaron copias a los organizadores del Festival de San Sebastián y de Toronto para buscar una oportunidad de proyección.

NO ES 'CABO DE MIEDO', PERO...
Por Dinora Recio

Mural (16 Julio 2004).-
Cine. ** Matando Cabos. Dirige: Alejandro Lozano. Actúan: Ana Claudia Talancón, Tony Dalton, Kristoff, Pedro Armendáriz. México, 2004. 'Matando Cabos' se estrena para demostrar que el cine mexicano sigue gozando de cabal salud, a pesar de los blockbusters del verano

Esta no es otra tonta película de acción. Así es como califican el reparto y el director de Matando Cabos a su creación, que se estrena hoy en todo el país, con 150 copias, todo un récord para una película mexicana.

Matando Cabos puede ser un nombre extraño, pero en realidad es el apellido del villano desmayado de la película: Oscar Cabos (Pedro Armendáriz), el jefe de Jaque y Mudo (Tony Dalton y Kristoff, respectivamente), y el papá de Paulina Cabos (Ana Claudia Talancón), que anda con Jaque.

El punto es que Don Cabos está enojadísimo con Jaque, ya que lo cachó en una situación demasiado comprometedora con su hijita, por lo que le receta tremenda guamiza. El señor es muy de armas tomar, todos en la empresa saben que se enoja por cualquier cosa y es bastante vengativo. Así que Jaque sabe que con una sola paliza no lavará su pecado.

Cuando su jefe máximo le manda llamar después, el muchacho chicho de la película ya sabe que le va a poner otra moquetiza, pero inesperadamente se salva: cuando Cabos le quiere acomodar la paliza ayudado con un palo de golf, se resbala y se pega en la pared del baño, quedando inconsciente.

Al salirse del baño para pedir ayuda, entra otro siniestro personaje: Nacho, el conserje del edificio, que en otro tiempo fue el mejor amigo de Don Cabos, y ahora se la pasa limpiando los baños el pobre. Al ver la oportunidad de vengarse de su antiguo amigo y ahora patrón, Nacho le roba la ropa, la billetera y todo lo demás.

Es entonces cuando aparece el amigo del muchacho chicho de la película, Mudo, para ayudarle a llevar a Cabos a su casa antes de que se despierte y les quiera pegar más.

Cuando los "herues" regresan, verán a Cabos semidesnudo, y tratarán de hacer el traslado lo más silenciosamente posible, pero en el camino se encontrarán con varios personajes que nomás estorban (y nos hacen reir). Todo se complica, Don Cabos desaparece y una serie de persecuciones por la ciudad inicia. A ver cómo salen de esta.

Gracias al especialista David Barrett -coordinador de efectos y de stunts-, los efectos que se logran en Matando Cabos son muy buenos, y si ves mucho la tele, de segurito ya checaste la escena del coche que vuela sobre el Estadio Azteca (¡sacrilegio!) y otras linduras más, cortesía de la tecnología gringa y los productores mexicanos.

Para que platicarlo todo, la neta es que si tienes ganas de reírte un rato, gozar con personajes muy mexicanos y nada aburridos o simplemente ver un ratito a Ana Claudia en fogosa escena, esta es tu oportunidad.

INVITAN A SOÑAR CON HUMOR NEGRO
Por Lulú Sánchez

Mural (17 Julio 2004).-

Asiste el elenco de 'Matando Cabos' a presentar la cinta en Guadalajara

A unas horas de que se estrenara a nivel nacional la película mexicana Matando Cabos, algunos de sus actores, productores y su director, Alejandro Lozano, presentaron ante la prensa tapatía su nuevo proyecto.

En el complejo de cines de la Plaza Galerías, a unos minutos de realizar la premiere, los actores Tony Dalton, Gustavo Sánchez Parra, Raúl Méndez y la actriz Rocío Verdejo, fueron los que asistieron el jueves en la noche a la rueda de prensa.

Como la oportunidad del público de soñar con los ojos abiertos e inventar lo que les gustaría que le pasara a un secuestrador, es la manera en que describe Lozano la cinta de humor negro que corrió bajo su dirección.

A sabiendas de que en Guadalajara se encuentra el público más exigente del País, el equipo de Matando Cabos se mostró orgulloso de la respuesta que se obtuvo en Monterrey, Tijuana y DF, en donde ya se ha presentado la película.

"A mucha gente no le gusta el cine mexicano porque muchas veces no cumple con sus expectativas y creo que lo mínimo que nosotros podríamos hacer es una historia bien contada con calidad y por lo menos la experiencia que tuvimos ayer (miércoles) en Monterrey fue maravillosa", expresó el actor Raúl Méndez, a lo que el productor Fernando Rovzar añadió algunas palabras.

"En Tijuana también nos fue increíble, se reían de todo, hasta de cosas que ni sabíamos que eran chistosas".

Con una inversión de 25 millones de pesos, la nueva cinta mexicana se ubica en las carteleras a nivel nacional con 300 copias y previendo su internacionalización, los productores ya la inscribieron para los festivales de cine de Toronto y San Sebastián.

'MATARÁN' EN INGLÉS
Por César Huerta

Mural (25 Julio 2004).-

MÉXICO.- Tiene poco tiempo en cartelera la cinta nacional Matando Cabos, pero ya sus productores Guillermo 'Billy' Rovzar y Fernando Rovzar estudian la posibilidad de lanzarla en Estados Unidos doblada al inglés.

La decisión final la tomarán en agosto, indicó Rovzar, una vez que la película se muestre a un grupo de estadounidenses tanto en versión doblada como subtitulada y sepan cuál agradó más.

"Nuestra primera idea era subtitularla, pero la gente que se dedica a eso nos dijo que mejor contempláramos la versión doblada porque allá no gusta mucho leer en los cines. Y tienen razón, porque El Tigre y el Dragón (de Ang Lee, ganador del Premio Óscar) fue exhibida al inglés y llegaba el momento en que se olvidaba que ése no era su idioma original", dijo el productor.

"No queríamos porque pensamos que una película doblada se escucha mal, pero vamos a mostrar las dos versiones a un grupo de espectadores y ahí se tomará la decisión. Televisa Cine USA (filial de la distribuidora nacional en México), ya nos dijo que le interesa mucho proyectarla en ese país " Protagonizada por Tony Dalton y Kristoff, la historia retoma el tema del secuestro en un tono de humor negro.

"Para Estados Unidos vamos a tener que adaptar el humor para hacerlo más internacional, eso lo tenemos claro, por ejemplo, cuando en una escena un personaje pregunta qué es la 'china', la gente de otros países no va a saber de lo que hablamos", indicó Rovzar.

"Tenemos el apoyo de Videocine allá, y pues tienen la experiencia de haber lanzado Un Día Sin Mexicanos y les ha ido bien, pero también queremos conocer a otras distribuidoras para futuros proyectos".

BUSCAN COMPETIR EN ESPAÑA Y CANADÁ

Matando Cabos ya fue enviada a los festivales de San Sebastián y Toronto, en donde esperan ser aceptados.

"Nos hablaron de Toronto para decirnos que les gustó y que la desea ver el comité ya con subtítulos. La película no fue pensada para estar en esos lugares, pero ha tenido respuesta. Será en ellos donde busquemos venderla a Sudamérica, Europa y Asia", concluyó Rovzar.

Anunció que en septiembre comenzarán la preproducción de Kilómetro 33, bajo la dirección de Rigoberto Castañeda, una historia de horror donde el personaje central es una adolescente que pierde en un accidente automovilístico a su hermana gemela.

WIKIPEDIA La Enciclopedia Libre
MATANDO CABOS

Matando Cabos (2004) es una película mexicana dirigida por Alejandro Lozano. El filme cuenta la historia de Jaque (interpretado por Tony Dalton) y "el Mudo" (interpretado por Kristoff Razcinsky), dos ejecutivos que tienen que encontrar la forma de regresar a su jefe, Óscar Cabos (Pedro Armendáriz Jr.), sano y salvo a casa, ya que por extrañas circunstancias se encuentra encerrado en ropa interior en la cajuela de su coche.

REPARTO
Tony Dalton ... Javier "Jaque"
Ana Claudia Talancón ... Paulina Cabos
Pedro Armendáriz Jr. ... Óscar Cabos
Kristoff Razcinsky ... "El Mudo"
Raúl Méndez ... Botcha
Joaquín Cosio ... Ruben "Mascarita"
Silverio Palacios ... Tony "El Canibal"
Gustavo Sánchez Parra ... Nico
Rocío Verdejo ... Lula
Jacqueline Voltaire .... Gabriela Cabos

ARGUMENTO
Oscar Cabos (Pedro Armendáriz Jr.) es un terrible magnate al que todos deben respeto, para mala fortuna de "Jaque" (Tony Dalton) y "Mudo" (Kristoff Raczyñski), ellos lo tienen metido en un baño inconsciente. Esta problemática situación comenzó cuando Cabos descubrió a "Jaque" teniendo relaciones sexuales con su hija Paulina Cabos (Ana Claudia Talancon), lo cual le valió una golpiza y ahora una muy mala experiencia. Las vivencias de este par de amigos y su mala fortuna, son el tema de esta historia que nos demuestra que las coincidencias tienen consecuencias...

PREMIOS
Premio a la mejor película (Daguer, Film festival)

MATANDO CABOS: OTRA DE SECUESTROS
Humor negro y mucha acción
Por Avín Vázquez, Univision Online

¿Qué opinas del nuevo cine mexicano y de sus actores?

Jaque y Mudo se encuentran sentados en el cuarto de baño de las oficinas donde trabajan. Ahí mantienen una peculiar conversación sobre el legendario magnate Oscar Cabos, su millonario jefe, el temible suegro de Jaque, el dueño del edificio donde trabajan y el hombre en calzoncillos que se encuentra inconsciente en el baño de al lado. Todo parece indicar que se trata de un secuestro y Jaque y Mudo están metidos en un gran lío.

Pura acción "Made in Mexico"

Antes de que te enteres del resto de la historia debes saber que Matando Cabos sí es otra película mexicana sobre secuestros, pero también se trata de una comedia de enredos y de una película de acción, un género poco realizado en México (ejemplo: Nicotina), pero muy bien logrado en esta producción dirigida por Alejandro Lozano, un nuevo director mexicano.

El elenco de la cinta es en su mayoría, nuevo. Lo que nos limita a conocer la historia y a evitar hacer juicios sobre las actuaciones o los personajes. Ana Claudia Talancón hace un papel secundario interpretando a la hija del magnate secuetrado Óscar Cabos, encarnado a su vez por Pedro Armendáriz.

Los nuevos protagonistas fueron también los guionistas de la historia y, aunque sus interpretaciones no merecen un Ariel y mucho menos un Oscar, ambos realizan un buen trabajo, guíandonos por una serie de situaciones absurdas pero muy graciosas, que terminan matándonos de la risa.

Conforme vamos conociendo la historia y a sus personajes, secuencias de películas clásicas como Pulp Fiction, Perros de Reserva y Taxi Driver cruzan nuestra mente. Es inevitable comparar a Jaque y a Mudo con Vincent y Jules; sin embargo, los diálogos, adecuados y bien pensados, nos capturan y hacen que este tipo de influencias pasen desapercibidas.

Matando Cabos se ganó el gusto del público con su humor negro, su espectacular escena de acción, en la que se incluye una persecución de autos que culmina en una gran colisión en el Estadio Azteca y su ingenio, al revivir una de las épocas más representativas en la historia del cine mexicano: las películas de El Santo.

El choque del auto en el Estadio fue realizado en una sola toma con siete cámaras y con stunts o dobles mexicanos. El doble principal realizó la escena dentro del coche, sin sufrir ningún daño. Por supuesto, esta es una de las escenas que han generado gran orgullo para los realizadores.

La película tuvo un costo aproximado de 25 millones de pesos, un presupuesto bastante alto para tratarse de una película mexicana. Tan sólo la escena del auto que se estrella en pleno Estadio Azteca costó 2 millones de pesos y aún no sabemos cuánto cobró Ana Claudia Talancón por aparecer 30 minutos en la cinta, pero seguro fue la mejor pagada de la producción.

En resumidas cuentas, Matando Cabos es una película de comedia y acción muy bien hecha, con actuaciones medianas, un guión entretenido y con una excelente producción. El resto de la historia nos gustaría contártela pero será mejor que la veas tú mismo, ya que pronto se estrenará en Los Angeles y Chicago y tal vez doblada al inglés. Después se verá en el resto de Estados Unidos.

WIKIPEDIA The free encyclopedia
MATANDO CABOS

Directed by Alejandro Lozano
Cinematography Juan Jose Saravia
Editing by Alberto De Toro
Release date(s) 2004
Running time 94 minutes
Country Mexico
Language Spanish

Matando Cabos (Killing Cabos) is a 2004 Mexican film directed by Alejandro Lozano in close partnership with long time friend Tony Dalton. One of the highest anticipated Mexican movies of all time, mainly due to the high budget involved in it and the amount of money put into the action scenes such as the car chase through the Estadio Azteca.

OVERVIEW
Jaque is in a terrible situation after being caught having sex with the daughter of the dreaded businessman Cabos. The day after receiving the most savage beating of his life, Jaque is confronted by Mr. Cabos, who accidentally trips and loses consciousness. Jaque then asks his friend, Mudo, to aid him. Leaving Cabos in his office, a childhood friend that now works as the company's janitor, who was betrayed by Cabos then takes revenge by stealing and wearing Mr. Cabos' valuable clothes. When Jaque and Mudo arrive, Cabos is half naked and they take him to the bathroom while they decide what to do. When Cabos' former friend leaves the building to take his car, he is intercepted by two kidnappers who think he is Cabos, one of whom is actually his own son, who wanted to kidnap Cabos to make him pay for what he did to his father. Meanwhile, in the bathroom, Jaque and Mudo decide, in order to avoid a possible accusation to take Cabos with them and then decide what to with him, so they flee with him in their car. While leaving the parking lot, they cross roads with the kidnappers, stopping on a street light. Both couples have a body in their respective trunks, and feeling nervous, they smile at each other in order to look casual. Then, they both go opposite directions. While driving, Jaque and Mudo get cut off the road by an impolite bus driver. They confront him in a mid-road stand off and insult each other; Jaque calls the driver "cross-eyed", which makes him remember his tumultuous past, being rejected by everyone, including his fiancé, for being cross-eyed. He gets very angry and rams his bus against Jaque's car and flees. The crash causes the trunk to get stuck, and as a consequence, they cannot get Mr. Cabos out of the car. To aid them, Mudo calls his friend, the legendary pro wrestler Ruben "Mascarita" (who hates being called Mascarita) and his sidekick, Tony "the Cannibal", a man eating midget.

They then agree to go to a bar and there decide that the best plan is throw Cabos' body in his house, as a massive party is taking place that evening, and make him believe he drank himself to unconsciousness. After toasting for the plan to work, a rugby player in the bar recognizes "Mascarita" and calls him by that name. A huge fight "Santo" style takes place. While "Mascarita" takes away all of the students in the table, another group of students from a billiards table get mad and provoke him again. "Mascarita" prepares for more, but Tony stops him. "Mascarita" understands and tells Jaque and Mudo to leave with him and let Tony do his thing. They are seen outside the bar while noises and shouts are heard from inside. Tony then exits the places, spitting out a ring, taken from one of the students finger, thus explaining the nickname "Cannibal".

Meanwhile, the kidnappers arrive to a girl's house, leaving the abducted tied in a chair with a bag on his head. They now attempt to call Cabos' house and inform his wife that they have him and ask for ransom. However, the maid is confused about the call and hangs up repeated occasions. After the wife takes the phone, she interprets this as an excuse for her husband not to show up at the party, and hangs up again.

After being worn out from the bar fight, "Mascarita", Mudo and Jaque go to the latter's apartment to change clothes for the parties occasion. While Jaque is selecting a presentable shirt, Mudo and "Mascarita" are annoyed by the neighbor's bird and go to the door and complain. They stay a while waiting for an answer. Then Jaque's girlfriend arrives to argue with him for standing her up and not taking her to her father's party. Angrily, she leaves and takes Jaque's car (with Cabos still in it). When Mudo and "Mascarita" finally hear the neighbor's voice, Mudo flips out and starts screaming for him to shut his bird up. The neighbor then opens his door (after unlocking around five locks) and points two Tec-9's at each of their faces. He explains his emotional bondage with the bird and threatens them to not complain again. After that, Jaque tells them to get going.

Ironically, Jaque's girlfriend, Cabos' daughter, is also the kidnapper's ally's friend. She goes to her house and asks her to join her to her father's party. The kidnapper's leader then appears from their hideout and pretends to be her boyfriend, and the three go to Cabos' party.

In the party a series of mix-ups occur, resulting in the dumping of Cabos' friend by mistake and Cabos being left in Jaque's house. He then returns to his house, and finds his wife having sex with Tony. Tony escapes out the window. Cabos chases him and sees his friend lying in the yard, who wakes up to the sight of an angry Cabos and subsequently receives a golf club to the face.

CAST
Tony Dalton
Ana Claudia Talancón
Pedro Armendáriz Jr.
Kristoff Raczyñski
Raúl Méndez
Joaquín Cosío
Gustavo Sánchez Parra
Rocío Verdejo
Silverio Palacios
Jacqueline Voltaire
Pedro Altamirano
Norman Sotolongo
José Ángel Bichir
Alejandro Galán
Mary Paz Mata

OTHER INFORMATION
Country: Mexico
Language: Spanish
Color: Color
Sound Mix: DTS
Certification: USA: R

ALEJANDRO LOZANO SUPERA EL RETO DE REVIVIR EL CINE DE ACCIÓN EN MÉXICO

Karina Velasco | Espectáculos 2008-01-09 | Hora de creación: 00:00:00| Ultima modificación: 08:14:43

El cineasta Alejandro Lozano se aventuró a retomar las historias de acción que se hicieron populares en las décadas de los 70 y 80, como fueron las aventuras de Rosa Gloria Chagoyan, y aquellas famosas investigaciones sobre el narcotráfico que realizaban los hermanos Almada. En entrevista con el director afirmó que su filme Sultanes del Sur rescatará el género de acción que hace años dejó de explorarse. El filme rodado en Argentina se promovió en el país con 350 copias el 21 de diciembre de 2007, pero en la primera semana de su estreno logró recaudar 13 millones de pesos, cifra que representa casi la mitad del presupuesto que obtuvo de la productora Lemon films, ya que sólo le dieron 30 millones de pesos. El director mencionó: "Con Sultanes del Sur retomo el género de acción que en su época fue muy popular y exitoso, sin duda, aún hay mucho público que desea ver historias de narcotráfico y delincuencia organizada". "En esta película nos apropiamos del género del thriller para hacerlo nuestro y darle un estilo latinoamericano. Desde luego que estamos influenciados por otros países y películas, en particular las de Estados Unidos, que son expertos en lograr que una buena historia sea taquillera", detalló Lozano. Además explicó: "No se trata de copiar, sino de tener una manera propia de hacer las cosas, de contar una historia. Como Billy, esperamos que el público se divierta y la disfrute tanto como nosotros al hacerla", destacó el director. En Sultanes del Sur participan Ana de la Reguera, Silverio Palacios, Jordi Mollá y Tony Dalton que además de su destacada actuación, fue el realizador del guión. Por su parte, el productor de la empresa Lemon films, Billy Rovzar indicó que actualmente el cine mexicano está en una época en que se puede explorar. "Creo que diciembre fue la mejor temporada para salir con esta historia de acción que narra sobre una mafia que roba un banco y obtienen mucho dinero, pues estoy seguro que en las próximas semanas estaremos viendo números negros porque en los primeros días de su estreno nos fue muy bien". Y agregó: "Sin duda, Sultanes del Sur será igual o más exitosa que Kilómetro 31 de Rigoberto Castañeda, la cinta más taquillera en el 2007 y que Lemon films se atrevió a producir, pues el género de terror también estaba olvidado en México". Hasta el momento "Sultanes del Sur" está vendida a 12 países y ya se tiene planeado llevarla a Estados Unidos y en marzo lanzarla en DVD, mientras tanto, en México se estrenó con 350 copias, un récord para una cinta mexicana. Industria en México w Las más taquilleras Según el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (CANACINE), Miguel Ángel Dávila, destacó que entre los filmes mexicanos con mayor recaudación el año pasado están "Kilómetro 31" (118 millones de pesos), "Niñas mal” (78), "Cansada de besar sapos" (73), "La leyenda de la Nahuala" (42), "Fuera del cielo" (34), "Hasta el viento tiene miedo" (27), "Cañitas" (23) y "El violín" (10). w Resurgimiento La directora del Instituto Mexicano de Cine (IMCINE), Marina Stavenhagen, afirmó que en 2007 se produjeron 70 filmes, lo cual significa que la industria cinematográfica mexicana logró un resurgimiento en el 2007 porque logró 50 premios internacionales y un incremento en asistencia de 5.6 por ciento respecto al 2006.

ALEJANDRO LOZANO NO "SE LA CREE"
SUN-AEE

MÉXICO, DF.- Para su director, Alejandro Lozano, la primera gran sorpresa después de filmar su ópera prima Matando Cabos, la tuvo cuando fue al cine y se formó para comprar una entrada; la premiere no contaba, porque los aplausos que recibió en esa ocasión venían del cariño de conocidos y de la gente que trabajó con él.

"Un boleto para Matando Cabos", dijo a la señorita de la taquilla, al mismo tiempo que pagaba, y sin decirle que, además de que él era el director de la película y ésta su ópera prima, ya la había visto varias veces".

Apenas se contaba una semana desde el estreno del filme en el que participan los actores: Ana Claudia Talancón, Pedro Armendáriz, Tony Dalton y Kristoff, y la gente que en ese momento se encontraba formada, toda, recuerda Lozano, iba a ver su película de humor negro.

"Dos boletos para Matando Cabos", repetían las personas una y otra vez frente a la taquilla aquella tarde.

Y gracias a que esa frase se repitió durante días, semanas y luego meses, el filme de Lozano se colocó como uno de los más logrados y exitosos de 2004, recaudando 62 millones de pesos como la segunda más taquillera, detrás de Un Día sin Mexicanos. El cineasta y actor Sergio Arau recaudó 64 millones de pesos.

"Esa fue la primera sorpresa, ir, pagar mi boleto como cualquier persona y sentarme como cualquier espectador que exige ver buen cine... y reírme; ver la respuesta de la gente, que también reía: eso fue increíble".

"Cuando estaba formado, todos los que iban delante de mí compraban boleto para Matando Cabos, absolutamente todos. Y créeme que hasta ahí no ví a nadie que se metiera a ver otra película; esto fue durante el primer fin de semana y una gran sorpresa para mí, porque en la cartelera había en exhibición muchas cintas estadounidenses".

Lo anterior lo dice Alejandro Lozano desde una cantina, que no es la que aparece en la película, y cuando ya se sabe de una sorpresa más: el filme fue invitado para participar en la categoría Park City at Midnight del Festival de Cine de Sundance, uno de los más importantes en el mundo en cuanto a cine independiente, que se realizará del 20 al 30 de enero.

Matando Cabos narra la mala fortuna de un par de amigos que por diversas circunstancias tienen secuestrado al papá de la novia de uno de ellos, mientras se relacionan con diferentes personajes por casualidades y causalidades.

"(La película) funcionó porque es honesta. Cuando empezamos a escribirla hubo un lineamiento: que fuera algo que nos gustara ver en el cine".

"En ese sentido está la honestidad, porque el largometraje se hizo primero como cinéfilos antes que como productores, actores o director. Coincidíamos en general en el humor negro y en una imagen y temática europea. Yo soy fan de las luchas y quería una secuencia homenaje a El Santo; y algo más violento; Tony quería persecuciones y acción y Kristoff quería meter esta comedia de enredos".

En esta cantina nadie se pelea; al contrario, saludan a Alejandro mientras él habla entusiasmado sobre los pequeños homenajes que Matando cabos hace a destacados directores como Quentin Tarantino, Martin Scorsese y Stanley Kubrick.

"He visto mi película todas las veces, miles, y me sigo riendo; además, me di cuenta de que entre más gente había mejor funcionaba, porque tiene distintos tonos de humor, del oscuro al ?light?, pero todos se contagian y al final el efecto es una risa colectiva".

La segunda cinta de Lozano es tema delicado, porque o lo reafirma o hará que le digan que la primero fue de churro.

"Quiero cuidarlo mucho. No me pone nervioso, pero es un buen reto; tengo oportunidad de buscar un buen proyecto y si hay uno bueno ya la hiciste".

"Haría la misma fórmula en cuanto a juicio: (el trabajo) me tiene que gustar y yo pasármela bien: lo peor que te puede suceder es que te quedes con la espinita de hacer las cosas; si no les gusta ni modo, a ti te encanta y yo haré lo mismo en cuanto a la entrega y la creatividad".

Y si este proyecto no funciona, Alejandro Lozano haría otro; pero si funciona tampoco: "Filmaría hasta que se me acabe la voz... y ya no pueda decir acción".

SUCESOS INESPERADOS

Dirigida por Alejandro Lozano, Matando Cabos muestra como en una sola noche sucede lo extraordinario a dos personas ordinarias.

-Jaque (Tony Dalton) y Mudo (Kristoff) son dos ejecutivos que tienen que encontrar la forma de regresar a su jefe (Pedro Armendáriz Jr. ) sano y salvo a casa, ya que por extrañas circunstancias se encuentra encerrado en la cajuela de su coche

ENTREVISTA CON ALEJANDRO LOZANO
Los que hicimos Matando Cabos, pensamos siempre en el público que la vería
Publicada en la Revista no. 78 el 17 de agosto 2004
Canal100.com.mx
Por José Antonio Fernández F.

Alejandro Lozano es el director del largometraje Matando Cabos, la cinta más taquillera del verano en México (superó a Garfield y a El Hombre Araña, tremendos rivales). Se perfila claramente para convertirse en una de las más taquilleras de la historia del cine nacional.
Para Lozano es su primera película. Había realizado antes varios videoclips, comerciales y un par de cortos. En Matando Cabos deja ver que es un director tremendamente intencionado.
Aun cuando la película no es pretenciosa (no intenta formular grandes cuestionamientos existenciales ni hacer mayores elucubraciones intelectuales), Lozano sí demuestra su talento como director y consigue poner en pantalla un retrato lleno de humor negro (que sí es duro, cruel y radical) del momento de descomposición que vive la sociedad mexicana actual, en el que, por absurdo que parezca, cualquier persona, por descuido, estupidez, obediencia ciega y tonta o porque así lo quiere y se lo propone, puede convertirse en un descarnado y cínico delincuente de la noche a la mañana.
A sus 28 años, Lozano confiesa que sí quiere que sus peliculas sean vistas por grandes públicos. Los puede conseguir porque su cine es de calidad, sabe tocar fibras y no se queda en el chiste bobo. Su principal recurso es la inteligencia. No deja cabos sueltos en la historia, lo que siempre agradece el espectador.
En Matando Cabos el público sabe siempre lo que sucede en la historia, el entretenimiento de los espectadores es ver cómo los protagonistas de la cinta logran salirse del enredo. Es una cinta llena de detalles.

José Antonio Fernández: ¿Cómo se te da el deseo de hacer cine?
Alejandro Lozano: Se me dio cuando era pubertón. A los 18 años trabajé con Pepe Castro como asistente de arte limpiando props en la filmación de la entrada de una telenovela. Era la primera vez que estaba en un set. Me enamoré y me dije: "de aquí soy".
Me gustó la dinámica y la pasión de la gente que estaba en el foro. Son unas madrizas superpesadas y la gente está ahí, al pie del cañón.
La primera vez que vives un set sientes que todo el mundo trabaja por el mismo proyecto, aunque después te das cuenta de que eso no es tan cierto.
Asistí arte tres años.

J.A.F.: ¿Qué estudiaste?
Alejandro Lozano: Comunicación en la Ibero con subsistema en Cine.
Saliendo de la carrera empecé asistir dirección en comerciales (como segundo asistente). Me inicié con Oliver Castro. Trabajé unos tres proyectos con él. Después de eso me llamaron de Planeta Films para que trabajara como primer asistente de dirección y también como editor y postproductor. Yo en realidad no sabía nada.
Luego mi hermano, que tiene el grupo Morbo (antes Moenia) me ofreció hacerle un videoclip. Lo realice y ya después de esa ocasión no dejé de dirigir. Me seguí con videoclips (de Aleks Syntek, la Quinta Estación...). Cuando surgieron los videoclips tomé la decisión de asociarme con Juan José Saravia, quien fue mi maestro en la Ibero y es fotógrafo de Matando Cabos, y con Pepe Castro, el director de arte con el que me inicié en esto. Fundamos la casa productora Segami y luego salió esto de la película (Matando Cabos).

J.A.F: ¿Habías realizado algún corto?
Alejandro Lozano: Hice dos en la Ibero. Uno en video, que participó en varios festivales en los que, creo, le fue bien. Y otro más que filmé (en cine) y que ahora pretendo postproducir.

J.A.F.: ¿Habías realizado comerciales?
Alejandro Lozano: A las agencias les cuesta trabajo darte a dirigir comerciales si no has hecho comerciales, y eso hace un círculo vicioso rídiculo y difícil de romper. Armé un demo con mis videoclips y lo he ido mostrando.
Con mis socios de la casa productora (Saravia y Castro) realizamos un corto (Guzmán Huerta) para Radioactivo, que ganó el tercer lugar en el festival Este corto sí se ve, que se organiza en la colonia Condesa.

J.A.F: ¿Cómo surge la idea de hacer la película Matando Cabos?
Alejandro Lozano: Yo soy muy amigo de Tony Dalton, y Tony es muy amigo de Kristoff. Los tres empezamos a escribir un guión con la idea de hacer algún día una película.
Tony quería ser actor y yo director. Compartimos por años el sueño de: "alguna vez vamos a trabajar juntos". Lo que era la clásica plática de pubertos se fue volviendo seria.
Un buen día, en la casa de Tony (Dalton), durante una fiesta, empezamos a rebotar ideas junto con Kristoff.

J.A.F: ¿Por dónde empezaron a escrirbir el guión de Matando Cabos?
Alejandro Lozano: No entramos de lleno a la historia, sino que platicamos inicialmente sobre las películas que nos gustaban y los elementos que nos latían. Empezamos a hacer el guión no en base a una anécdota, sino en base a los elementos que nos gustaría ver en pantalla.

J.A.F: ¿Cuáles son esos elementos?
Alejandro Lozano: Violencia, acción, homenajes a la lucha libre, persecusiones, enredos en escena y hacer comedia de situación con humor negro, que no fuera de pastelazo. Obviamente somos fans de Tarantino, de Guillermo del Toro, Cuarón y Alejandro González Iñárritu (no soy fan de la vieja guardia).
Ya que encontramos el tono de la película, la primera escena que salió fue la de dos personas en un baño con un tercero inconsciente en un apartado del mismo baño. Y de ahí empezamos a rebotar ideas, sin escribirlas.

J.A.F: ¿Quién empezó a escrirbir?
Alejandro Lozano: Al principio yo. Cuando acabé con las primeras veinte páginas salimos un día con la cámara a la calle a hacer idioteces. Esa grabación se conviritió en la idea del programa No te equivoques, que estuvo al aire en televisión. Se lo propusimos a Televisa (al Borrego) y salimos al aire casi de inmediato. Era un programa que hacíamos entre los tres y editábamos en mi casa.

J.A.F.: ¿Cómo se dio la aprobación tan rápida del proyecto No te equivoques para que saliera al aire en Telehit (Televisa)?
Alejandro Lozano: Se lo mostramos al Borrego, él se lo dio a Emilio (Azcárraga Jean) y luego el Borrego nos avisó que estaba aprobado. A las dos semanas ya estábamos al aire en Telehit y luego pasamos a televisión nacional. Luego de la primera temporada yo me salí, porque entré a dirigir el videoclip de Morbo, con mi hermano.
Cuando terminó la segunda temporada de No te equivoques, una productora (Anhelo Films) me llamó para decirme que alguien les había comentado que teníamos un guión y querían conocerlo. Que (Jorge) Vergara había pedido a una persona de nombre Toledo que me llamara. Les di lo que teníamos de guión y les gustó. Me pidieron conocer el resto de la historia, que no teníamos escrita.

J.A.F.: ¿Cierran inicialmente trato con Anhelo Films, la productora de Jorge Vergara y Alfonso Cuarón?
Alejandro Lozano: No.
Tony (Dalton) le llamó a Billy y Fernando (Rovzar) y les comentó que ya había una productora interesada en hacer nuestro guión (ellos son amigos de Tony y ya habían platicado antes que querían producir una película). Les mandó las primeras veinte páginas y respondieron que si lo demás estaba igual de bueno, que le entraban. Con Anhelo ya no hicimos trato.
El resto del guión lo teníamos platicado, pero no en papel. Nos volvimos a juntar para otra vez platicar el guión. Nos llevamos casi dos años construyendo la historia.
Tony me propuso que cada quien escribiera 10 páginas para completar el guión (el diez, yo diez, luego él otras diez, yo otras diez más y así hasta juntar las 120 ó 130 páginas para que fuera un largometraje). Pero yo sólo tuve tiempo de escribir las primeras diez.
Cuando Billy y Fernando (Rovzar) nos dijeron que sí le entraban a producir la película, Tony se aventó el resto del guión en una semana. Escribió 90 páginas en siete días. La historia ya estaba punteada. A todos nos gustó.

J.A.F.: Todos eran primerizos en hacer largometrajes.
Alejandro Lozano: Todos. Yo creo que eso fue algo bueno para Matando Cabos. Pero debo decirte que como vimos que la película era ópera prima de productores, director, fotógrafo, guionistas y un buen número de actores, buscamos apoyarnos en gente que supiera producir largometrajes. Por eso Billy y Fernando se metieron a internet y tomaron nota que la productora que más películas había hecho últimamente era Sandra Solares. Le hablaron, leyó el guión, le gustó el proyecto y aceptó ser la productora de Matando Cabos. Se convirtió en alguien muy importante.
Te puedo decir que en la película se dio una energía increíble de todos los que tabajamos en ella, en buena medida porque casi todos éramos primerizos. El entusiasmo de todos era desbordado.

J.A.F.: ¿Tuviste temores una vez que estaba todo listo para filmar?
Alejandro Lozano: Yo tenía como mucho miedo de que llegara gente con mucha experiencia y nos dijera algo así como : "niños, quítense".
Pensé entonces que debía tener también un asistente de dirección con mucha fuerza, pero que no me fuera a chamaquear. Le entró como mi asistente Álvaro Curiel y te puedo decir que fue alguien muy importante para la película.
Lo que sucedió con Matando Cabos es que mucha gente hizo suya la película, y eso provocó una dinámica increíble.

J.A.F.: ¿Buscaron a Imcine para que los apoyara con Matando Cabos?
Alejandro Lozano: Sí. Hicimos la solicitud justo en el momento en el que se publicaba en los periódicos que Imcine iba a ser vendido. Dudamos de que nos fueran a dar apoyo porque era un primer proyecto en todos los sentidos. Pero recibimos una gran sorpresa porque sí nos apoyaron. Nos dieron 7 millones de pesos.
El apoyo de Imcine fue clave porque sirvió en forma determinante para que nos dieran también apoyo todos los inversionistas.

J.A.F.: ¿Cuándo deben regresar esos 7 millones de pesos a Imcine?
Alejandro Lozano: Fidecine y Foprocine entran como inversionistas. En este caso fue Fidecine. Dependiendo de cómo le vaya a la película, primero les regresas el dinero con el que te apoyan para filmar y después les das su porcentaje de ganancias. El dinero regresado lo reutilizan para apoyar a otra película.
Hoy te puedo decir que Imcine, con Foprocine y Fidecine, sí apoyan al cine mexicano.

J.A.F.: ¿Cuántas versiones hicieron del guión?
Alejandro Lozano: Le dimos vueltas y vueltas. Escribimos en total 5 versiones.
Lo que queríamos era contar una película que no tuviera pretensiones de crítica social o de propaganda a favor o en contra de tal o cual causa. Nuestra intención, desde el principio, fue realizar una cinta que tuviera como objetivo principal el entretener. Punto.
Al hacer el guión, pensábamos: "si la gente se levanta a hacer pipi o a comprar palomitas a media función, entonces ya perdimos". La película tenía que agarrar al espectador y mantenerlo sentado en la butaca. Analizábamos en dónde se caía la historia y ahí cambiábamos las cosas. Te puedo decir que la quinta versión poco tiene que ver con el primer guión.
Y te pongo un ejemplo: un día llegó Tony con la idea de que el que limpia las oficinas de Pedro Armendáriz fuera el papá del secuestrador. Obviamente eso cambio todo el guión (es una de las ideas claves que sube el humor negro).
Otro ejemplo: no sabíamos cómo terminar la película. Cuando decidimos el final, nos vimos obligados a cambiar todo el guión desde el principio, para poder justificar el cierre de la historia.

J.A.F.: ¿Cómo se hizo el trabajo para que los personajes tomaran su personalidad?
Alejandro Lozano: Creo que los personajes son, hasta cierto punto, un estereotipo. Están en el borde de la caricatura. Si te pasas un poquito con ellos, puedes chafear.
Yo me senté con los actores y platiqué con cada uno de ellos para plantearnos cómo era la vida de cada personaje. Fueron los mismos actores los que me dijeron la historia de cada uno (de los personajes). Yo creo que el actor es el que más debe dominar su personaje, y no el director. Creo que el actor es el que al final te va a corregir (al director).

J.A.F.: ¿Que sentiste unos cuantos días antes de iniciar la filmación?
Alejandro Lozano: Yo estaba muy nervioso. Comí con un amigo que me dio una gran recomendación: "tú ya has hecho videoclips. Piensa que un largometraje es hacer 20 videoclips, arma tus días de filmación como si fueras a realizar 20 videoclips (no en cuanto lenguaje, sino en relación a la dinámica de trabajo)". Y eso fue justo lo que hice.
Me senté junto con Juanjo, mi fotógrafo, y armamos el shooting. Yo soy muy inseguro en el set, por eso prefiero preparar en papel con la cabeza muy fría lo que voy a hacer el día de filmación. Confío en lo que pienso con la cabeza fría.
Busqué siempre que la película no se cayera, que se diera un cadencia de clímax con un descansito, y luego otro clímax y después otro descansito (para el espectador). Quería, también, que la historia sí tuviera una lógica, para que el público no se perdiera.
Yo me senté mucho tiempo en preproducción para definir en papel cómo haría cada secuencia (en iluminación, puntos de vista de cámara, colores, tono de actuación...), dependiendo de los personajes que estuvieran en escena.

J.A.F: Ya que llegabas al set, ¿cómo tomabas la decisión de colocar la cámara?
Alejandro Lozano: Como decidíamos en preproducción (junto con Juanjo Saravia, el fotógrafo) qué íbamos a hacer, al llegar al set sacábamos el papelito. Hicimos una carpeta y confiábamos en lo que habíamos imaginado con calma. Por supuesto que tuvimos que hacer cambios de acuerdo a lo que nos encontrábamos en las locaciones, pero fueron mínimos.
El planear las filmaciones a detalle nos ayudó mucho porque nunca tuvimos que hacer 27,000 tomas de protección.

J.A.F.: ¿Tus llamados siempre fueron ordenados, en tiempo?
Alejandro Lozano: Sólo un día me pasé del horario planeado, una hora.
Tuvimos llamados de día (de 7 a 7), nocturnos (de 7 de la noche a 7 de la mañana) y mixtos (de 2 de la tarde a 2 de la mañana). Fueron los más pesados. En total, filmamos 7 semanas y media.
Teníamos doce horas para filmar, y yo a las doce horas en punto enregaba el set.

J.A.F: ¿Todo el tiempo pensaste en el público al hacer la película?
Alejandro Lozano: Todo el tiempo. Tanto el guión como toda la producción la hicimos pensando como cinéfilos, no como realizadores. Esto es un asunto muy importante.
Hay gente que hace películas para cineastas o música para músicos, y nosotros decidimos hacer un largometraje para la gente que le gusta ir al cine. Por eso la hicimos desde el punto de vista del espectador.
Aun así incluimos homenajes a varias películas. Y lo quiero subrayar, no copiamos escenas de otros largos, hicimos homenajes a películas como Taxi Driver y Pulp Fiction. Tan fueron escenas-homenajes, que emplazamos la cámara tal y como lo hicieron en esas películas.

J.A.F.: La película Matando Cabos habla de cómo gente común se puede convertir en delincuente o en partícipe de la delincuencia de la noche a la mañana. Me llama la atención que no hayan incluido en la historia ni a policías ni a políticos. ¿Por qué tomaron esa decisión?
Alejandro Lozano: No quisimos poner políticos en escena porque la película habría adquirido un todo de denuncia, y no queríamos que eso sucediera. Nuestra intención es divertir y entretener a la gente, que cuando vaya a ver Matando Cabos se le olvide lo jodidos que estamos.
Y no incluimos policías en la historia porque...

Más respuestas de Alejandro Lozano publicadas en exclusiva por Canal100.com.mx:

1.- En Matando Cabos no intentamos hacer una película de crítica social a manera de denuncia. Cuando escribes un guión en México, seguro tendrás cosas que te van a embarrar la historia porque estás en México, y eso es natural. Si estuvieras en España o en Estados Unidos, te embarrarían el guión asuntos españoles o gringos. Por eso Matando Cabos retrata una cierta familia de ricos que tiene características mexicanas, y aparece en escena un secuestro porque es algo que se está dando en México hoy y de lo que mucha gente habla, y así te podría decir de los demás hilos de la historia. Pero esto (Matando Cabos) es muy distinto a hacer un cine de denuncia.
2.- La mejor forma de que una comedia funcione es tomándola con la mayor seriedad posible. Y en la comedia negra, para que la gente se ría de lo que no debe reír, lo importante es no decirle al espectador que es hora de reír. La comedia negra debe tratarse como drama.
La fotografía en Matando Cabos es obscura, Si sacas de contexto algunas escenas, sin duda las verías como drama. En el contexto de Matando Cabos esas escenas se vuelven chistosas.
3.- En Matando Cabos quisimos que el espectador conociera a los personajes sólo al verlos y al conocer sus historias (por medio de flashbacks). No queríamos alargarnos en diálogos y en escenas. La intención fue que la gente sí supiera quién era cada personaje, de dónde venía y cuáles eran sus principales características de personalidad. Buscamos definirlos bien.
4.- Algo muy importante en Matando Cabos es que decidimos que todos los personajes serían principales. Se da una suerte de películas diferentes que se van entrelazando y se convierten en una sola. Desde el guión quisimos hacerlo así. Por eso el mundo de cada personaje tiene distinta personalidad que la destacamos con su propio arte, fotografía, iluminación, colores, tonos, música...
5.- Decidimos que los espectadores conocieran los hilos que movían la historia y (no los protagonistas de la película), porque eso ayuda y mucho a construir la comedia negra. Si tu ves en escena a un tipo que se cae luego de pisar una cáscara de plátano, seguramente puedes reír, pero si tú sabes que existe la cáscara de plátano antes de que el tipo caiga y el personaje resbala, te aseguro que va a provocar otro tipo de risa que es más efectiva en la sala de cine. Sí decidimos avisarle a la gente que estuviera viendo la película que algo podría suceder. Eso sube la emoción. Y aclaro que no todo lo avisamos.
6.- Hicimos Matando Cabos siempre pensando en el espectador.
7.- Editamos Matando Cabos en 2 meses (es el mismo editor de Nicotina, por la que ganó un Ariel). El editor es Alberto del Toro.
8.- Todo mundo fue muy propositivo en la película, y al decir todos me refiero a todos: productores, actores, fotógrafo, editor...
9.- Le pedí al editor que hiciera un primer corte tal cual habíamos filmado. Cuando lo vi casi lloro. La película era larga y poco graciosa. La afinamos y afinamos, y creo que le encontramos el punto. Cuando la vimos con gente y vi cómo se reían, me di cuenta que habíamos encontrado el tono. Yo me sigo riendo cuando la veo con gente.
10.-Hace unos días me metí yo solo a un Cinemex a ver Matando Cabos con público. La sala estaba llena. Se me salieron las lágrimas cuando la mayoría de los espectadores se quedaron sentados para leer los créditos.
11.- Tanto la crítica como la gente ha tratado muy bien la película. En la segunda semana de exhibición subió un 21 por ciento la asistencia, lo que indica que fue bien recomendada de boca en boca.
12.- En una siguiente cinta me gustaría arriesgar más en emplazamientos de cámara.
13.- El guión marcaba el choque, pero no hacía mayores especificaciones. Los productores (Billy y Fernando Rovzar) querían que los espectadores sintieran que su boleto pagado en taquilla había sido recompensado, y pensaron que si hacíamos un gran choque sería como la cereza para el público. Porque ese tipo de escenas son el cine.
14.- Los productores (Billy y Fernando Rovzar) insistieron es que no chocáramnos cualquier coche, sino un Audi (y al final terminamos chocando tres Audis). Los productores tienen la filosofía que hay que hacer películas que hagan escenas que superen a cintas anteriores, para que en el futuro se produzcan otros largos con escenas más espectaculares, y así se dé una cadena que provoque una industria.
15.- Ya me ofrecieron los productores (Billy y Fernando Rovzar) otra película, de un guión de Tony (Dalton). Se llama Sultanes del sur.
16.- Si pudiera vivir del cine toda mi vida, sería lo ideal. Me gusta hacer comerciales, también son bonitos, pero no son cine. Me gustaría realizar cualquier género, excepto ciencia ficción.
17.- Es más, con Matando Cabos comprobé que quiero hacer cine por el resto de mi vida. Levantarse y filmar es maravilloso.
18.- La película costó 25 millones de pesos, y cuando se ingresen 80 millones de pesos en taquilla (dos millones de espectadores) se dará el punto de equilibrio.
19.- Las películas mexicanas pueden ser negocio porque nuestro país es unos de los primeros lugares del mundo en número de espectadores. El punto está en que a la gente le guste el cine que hacemos en México. Cuando una película gusta, de inmediato la gente que la vió la recomienda y eso asegura la taquilla

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…