Cuando sentimos realmente la presencia de Dios, requeriremos, como Isaías, la limpieza del alma. Entonces podemos aceptar su llamado y serviremos, con justicia y misericordia compasiva, a todos los que se cruzan en nuestro sendero.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…