WWW.DESUBICADOS.TV
Si después de la tormenta siempre viniese la calma, deberíamos enterrar a Soledad Vélez desde ya. Afortunadamente, y a pesar de los tópicos, dimes y diretes, la calidad artística de la compositora chilena afincada en Valencia no sólo abruma, encandila y hace olvidar fantasmas recientes, sino que hace justicia a un género que, en los últimos años, acabó plastificándose de la forma más injusta y cáustica posible.
Aquel menstruafolk, femme folk, pop-acústico-hecho-por-mujeres y demás variaciones que son, básicamente, la misma y que hace cerca de cinco años irrumpió en la escena de pop independiente estatal como un torrente meloso, tímido, romántico, nostálgico y modélico para que todas las chicuelas modernas y trendys de nuestro país se cuelguen una Takamine sobre sus hombros y decidan emular a Feist, Cat Power o Bat for Lashes pero en versión cañí parecía haber tocado su techo con nombres como los de (por orden) Russian Red, Anni B. Sweet o Alondra Bentley y grupos como Boat Beam.
No sentimos deciros que toda esa (ya vieja) hornada puede resultar ahora limitada, si comparamos a Soledad Vélez con el grueso de artistas que han intentado imitar (limitadamente) a aquellas nuevas musas universitarias de la escena estatal. Con apenas dos EPs editados, Four Reasons to Sing (autoeditado) y Black Light in the Forest, (escúchalos, descárgalos y corre la voz a la de ya haciendo click aquí), un puñado de melodías simples y una seriedad en la interpretación que sobrepasa en madurez incluso a su aspecto bohemio y lánguido que la persigue cual sombra sin piedad, es probable que estemos hablando del nuevo nombre propio femenino a seguir la pista y en quien confiar para su posible expansión internacional.
En Desubicados.tv, además de unos perfectos anfitriones digitales, somos unos cazatalentos que no queríamos dejar que se nos anticipen otros a colgarse el sambenito de “yo la vi primero”. Probablemente nosotros tampoco seamos los primeros (de hecho, demos gracias a Sello Salvaje por darle cobijo a la muchacha, haberle editado su último EP que sabe a poco y saberse dueños de un futuro demasiado prometedor como para creérselo), pero sí quienes metimos a Soledad, su guitarra, su fragilidad, su compi de directos (Jesús De Santos), su garganta con una sonoridad gastada tan entrenada como emparentada tanto con las grandes voces semi-barítonos americana (¿alguien dijo Fiona Apple, Beth Gibbons, PJ Harvey o Ani DiFranco?) como con ese horno a leña que han alimentado intérpretes como KT Tunstall, Cat Power o Nina Nastasia en los últimos años, y ese estilo que juega a la brevedad desde el alambre del género folk pastoral pero con una actitud de diva pop (no tan) tímida en los derredores de un jardín con piscina de un edificio particular de Madrid. La señorita Vélez, ni corta ni perezosa, se desquitó presentándo(n)os en sociedad Don’t Worry Babe y afilando uno de los temas más contagiosos y adictivos de su segundo EP, Secret Sisters. El resultado, moviendo tu dedo índice encima del cursor, articulando un breve movimiento arriba-abajo y haciendo click en los vídeos. Flipa.

Escrito por: Alan Queipo Bonet

WWW.DESUBICADOS.TV
Realización, Fotografía y Edición: Juan Aragonés Op. Cámara: One Dragones y Juan Aragonés. Sonido: Davíd González. Fotofija: One Dragones.
Una producción de María Del Río para DESUBICADOS.TV.
Localización: La Aldea Vertical, Madrid. Agosto de 2011

WWW.DESUBICADOS.TV

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…