VAMOS A NICARAGUA POR QUE REGRESÓ LA REVOLUCIÓN (5)

El ecocidio contra el proletariado bananero

Dole acepta arreglo pero rechaza la acusación de ser responsable de haber causado las enfermedades en 40.000 obreros bananeros por el uso de Nemagon

Cinco mil de 40 000 obreros bananeros enfermos en Centroamérica serán compensados por Dole después dos décadas de lucha. El gobierno sandinista entrega nuevas casas y alimentación a los enfermos.

POR DICK Y MIRIAN EMANUELSSON

VIDEO REPORTAJES NICARAGUA 2011:
1) El ecocidio contra el proletariado bananero (1 hora): vimeo.com/30594921
2) Una llama Roja y Negro cumple 50 años: Acto de masas con 600.000 nicaragüenses el 19 de julio, celebrando los 50 aniversario del FSLN y 32 años del triunfo revolucionario. Discurso del comandante y presidente Daniel Ortega (1 hora): vimeo.com/30782256
3) Habla el alcalde de León: “Nuestro principal objetivo es romper el ciclo de la pobreza”: vimeo.com/30527986
4) construyamos juntos: Reportaje en la obra de construcción en la ciudad de León vimeo.com/27587834
5) Los lisiados y discapacitados de la guerra: vimeo.com/27362702
6) Màs videos sobre Nicaragua: vimeo.com/album/222608

MANAGUA / NICARAGUA / Doña Marina Girón, 59 años, trabajó ocho años, en la década del ´80, limpiando las coronas de los árboles, quitando las hojas, en el enjuague, empaque, es decir; estaba en toda la cadena de la producción bananera. Y pagó un costo muy alto por ese trabajo.

– Estuve cinco días en el hospital. Me quitaron un riñón y los médicos dicen que el otro esta en mal estado también. Han muerto varios compañeros acá, por eso.

Se ve triste y resignada. Lleva cuatro años en el campamento frente a la Asamblea Nacional en Managua.

Doña Marina comparte los mismos dolores, defectos en la piel, la incertidumbre de vivir entre la muerte y la vida, año tras año, mientras las transnacionales como la Dole, Chiquita, y otras sólo esperan, indolentemente, que mueran los 40.000 obreros en Centroamérica que fueron víctimas durante una década cuando las plantaciones bananeras fueron regadas con el pesticida Nemagon. Aquellos que hayan creído que los dueños bananeros esperaban el actual límite de 24 horas antes de entrar a las fincas para trabajar, se equivocaron.

– Nos goteaban en los cuellos, en las manos, en la cara, en todas partes del cuerpo, dicen todos los enfermos que encontramos en el campamento que ya lleva más de diez años en la capital nicaragüense. ¡“Fuera a trabajar, sino, se incorporarán en el ejército de los desempleados”! fue generalmente la orden que daban los capataces a los obreros.

La mujer está acostada. Su cuerpo carece, en algunas partes, de pigmentación. La vista se ha empeorado y el dolor de cabeza es permanente. Tiene esa mirada triste que expresa que parte de su chispa de seguir en esta vida se ha apagado. Le quitaron un riñón y dejaron una cicatriz de 30 centímetros.

EN EL 2004 VISITAMOS el campamento gigante que 7.000 ex obreros bananeros habían instalado en Managua. Habían caminado 130 kilómetros desde el departamento de Chinandega, el centro de la producción bananera nicaragüense en la costa pacífica. Era “La Marcha sin Retorno”, como la bautizaron esos Fantasmas Caminantes. Muchos parecían más muertos que vivos. Y desde esa fecha, Guillermo Armando Vivas, ha registrado más de 2568 compañeros que han sido enterrados por la enfermedad. “Pero hay mucho más, por que muchos regresaron a sus hogares en la costa y ahí fallecieron, sin que los parientes lo registraran”, agrega cuando caminamos en el campamento en el año 2011. Hoy las imágenes son totalmente diferentes a las que tomamos durante las visitas en los años 2004, 2006, 2008. (ver video)

En esa época vivía esta gente enferma en “chozas”, hamacas con un plástico que protegía apenas cuando azotaban las tormentas tropicales, los huracanes, el frío y el terrible calor. Lo que vemos ahora son casas grandes de aproximadamente 50-60 metros cuadrados, armados con baños, ducha, cocina, estufa y un chimbo de gas.

– Esa es la diferencia entre el gobierno del pueblo, el gobierno sandinista del Comandante Daniel Ortega y los otros gobiernos neoliberales, dice Vivas con tono afirmativo.

EL EX PRESIDENTE ENRIQUE BOLAÑO, que también era presidente en la organización empresarial COSEP (El Consejo Superior de la Empresa Privada), ni siquiera quería recibir durante su mandato de cinco años (2001-2006) una delegación de los miles de sus compatriotas enfermos. Era el mejor aliado de las empresas demandadas por miles de obreros bananeros centroamericanos y mientras estaban en el poder este vocero del gran capital nacional e internacional, las transnacionales no hicieron esfuerzos para acelerar en las negociaciones que se habían entablado en varios bufetes de abogados y las transnacionales.

Cuando ganó Ortega la presidencia, en noviembre de 2006, y se instaló en su cargo el 10 de enero de 2007, la situación para los miles de ex obreros bananeros en el campamento, cambió dramáticamente. Volvimos en el 2008 y vimos una carpa con una médica y dos enfermeras que diariamente atendieron los compatriotas. Se habían instalado baños móviles y todos los días llegó alimentación como arroz, frijoles, leche, aceite u otros productos para que los enfermos tuvieran lo más básico de alimentación. Todo el sector de salud en Nicaragua bajo el gobierno sandinista se transformó y se volvió gratuita y sobre todo, la calidad mejoró sustancialmente. Esto no dicen sólo los pobres, lo dice mucha gente de las clases sociales pudientes que ahora se pueden ver en los centros de salud pública. No es para nada una sorpresa, que encima de cada carpa o plástico de esa época se viera la bandera roja y negra del FSLN.

AHORA VEMOS CASAS PINTADAS en blanco. Muchos de los enfermos que vimos con ese rostro desanimado, ahora se lucen y nos cuentan del cambio entre izquierda y derecha, entre política neoliberal y política para los pobres, que son los que conforman la mayoría del pueblo nicaragüense.

– En febrero, el comandante Ortega, tomó la decisión de construir casas para nosotros que todavía nos encontramos acá en el parque. En total tenemos 1250 compañeros en la Asociación de ex Obreros Bananeros Nicaragüenses Afectados por el DBCP. Quería que viviríamos un poco más dignamente, que mejoráramos la vida que hemos llevado en los últimos diez años acá.

En las casas viven cuatro personas. No tienen paredes y la privacidad intenta establecerse mediante una tela o lona. Huele rico el almuerzo que ya comenzó a prepararse en las casas y los frijoles están hirviendo sobre las hornillas de las estufas. Antes se cocinaba la comida en fogones preparadas como se pudiera y con leña. La dañina humareda se quedaba encima del campamento con tantos enfermos.

Salimos a la “calle” casi topamos con unos 3-4 evangélicos que con la Biblia en la mano quieren llegar a esta gente enferma para “predicar la palabra del Señor”. Uno de los compañeros bananeros dice que “estos nunca aparecieron cuando vivíamos en las chozas y necesitábamos la solidaridad de todos, pero ahora huelen testamento e indemnizaciones económicas y aparecen”.

– Nuestra lucha realmente no ha sido fácil. Y para colmo, también nosotros hemos sido victimas de abogados corruptos que han querido llevar los casos para después enfraudarnos. A uno de ellos lo sacamos corriendo de acá.

LOS RECLAMOS DE LOS EX OBREROS enfermos realmente no son exagerados. Una pensión de 200 dólares/mes, derecho a salud gratuita, lo cual prácticamente es un hecho con la política del actual gobierno sandinista y una indemnización económica por los daños que fueron aplicados por las transnacionales contra estos trabajadores que en gran parte son totalmente vulnerables, en permanente riesgo de agravamiento de su enfermedad.

María Consuelo Castillo Gutiérrez, 61 años, la vimos también en 2004 y los siguientes años en el campamento.

– Trabajé en el enjuague en la finca bananera Candelaria, en Chinandega. No tuvimos absolutamente nada de de ropas o guantes de protección. Mira, y muestra sus brazos y manos, pica en todo el cuerpo. Los riñones son afectados como el esqueleto que, igual que la cabeza, duele permanentemente.

EL ARREGLO ENTRE LA transnacional Dole y el Bufé Provost and Umphrey, vale para 5000 de los 40.000 obreros centroamericanos enfermos por el Nemagon. Los obreros fueron expuestos por el plaguicida comercializado con el nombre de Fumazone y Nemagon en los años 1973-1980. Pero a pesar del arreglo, Dole Food Company se niega de reconocer que el pesticida tenía efecto dañino para los obreros.

Los daños considerados dentro del arreglo con Dole son por azoospermia (ausencia de espermatozoides), oligoespermia (disminución del volumen de espermatozoides), y otras afecciones del aparato reproductor masculino.

Durante el proceso judicial realizado por el grupo de abogados de Provost Umphrey, se presentaron dos exámenes de esperma, dos valoraciones psicológicas, pruebas documentales y testifícales que demostraban la correlación directa entre la exposición a estos plaguicidas y la infertilidad.

– Dole Food Company reitera que no hubo daños por exposición ni pruebas que soporten lesiones a la salud, pero en aras de cumplir con nuestra responsabilidad social, hemos dado este paso trascendental, aunque no debe interpretarse como un esquema económico base para los otros grupos que aún reclaman indemnizaciones, aseguró Hurtado, al diario costarricense La Nación (*).

Pero los representantes obreros son ya forjados de tales declaraciones que consideran cínicas:

JACINTO OBREGÓN, REPRESENTANTE de los extrabajadores, aseguró que aunque tenían “un caso contundente”, decidieron aceptar el arreglo para evitar el desgaste de los afectados, pero discrepó con Hurtado en cuanto a la responsabilidad de la compañía.

– Esto es un estilo de las transnacionales que llevan una doble intención: no quedar como victimarios ante la opinión pública y escudarse ante futuras demandas que podrían usar este acuerdo como prueba de su error. Pero el memorando emitido por la empresa fabricante Dow Chemical Company, es claro. Ellos reconocieron que aunque el producto era tóxico, podía venderse a Latinoamérica siempre y cuando las ganancias superaran las pérdidas por demandas”, aseguró Obregón.

Éste caracterizó en el mes de abril (2011) el caso de Nemagon como grave, por que era deliberante y un caso de geno- y ecocidio contra la clase trabajadora. Las transnacionales sabían sobre la consecuencia de una plaguicida que fue prohibido en Estados Unidos, en 1979, pero siguieron regando las plantaciones fruteras en Centroamérica hasta mediado de los ´80. De los 5.000 obreros enfermos que ahora recibirán una compensación económica, hay 300 que ya han muerto.

– NO SABEMOS NADA sobre el arreglo, sólo hemos visto los títulos en la prensa. Pero esperamos que esto termine porque ya no aguantamos más, comenta Guillermo Armando Vivas, mientras caminamos en el parque o el “Barrio de los ex obreros del Nemagon”, como ahora lo llaman.

– No tenemos plata para pagar un abogado. Pero el gobierno de Daniel Ortega ha dado al procurador la tarea de asistirnos para que logremos un arreglo con las transnacionales o con el gobierno de Estados Unidos. Y urge, porque cada día es una lucha para la supervivencia nuestra.

Su tragedia ilustra literalmente el reflejo de la muerte en sus rostros. Nos preguntamos como un sistema económico puede llegar a ser tan terrible, tratar el ser humano y la mano de obra, en un pobre país centroamericano, como fuera una mercancía desechable. Sin tener en cuenta que son seres humanos, que tienen sentimientos, que sufren igual como sufre cualquier capitalista cuando es afectados por la desgracia. Y desgracia es lo que les ha sobrado desde ese día cuando se dieron cuenta que habían sido afectados por el liquido que nadie decía era peligroso.


Estas son las empresas demandadas:

Según el arreglo entre Dole y Provost and Umphrey, se trata de 3153 nicaraguenses, 1000 hondureños y 700 costarricenses. De ellos, 300 han fallecido durante los 17 años de proceso judicial.

Sólo en Nicaragua son 17.000 bananarbetare enfermos que a través de sus representantes judiciales ha demandado doce empresas y en toda Centroamérica son 40.000 que exigen indemnización por sus enfermedades.

Las empresas demandadas son:

Standard Fruit Company; Dole Fresh Fruit International Limited Company; Dole Food Company; Chiquita Brand Inc.; Chiquita Brand International NA.; Monte Fresh Produce Inc.; Delmont Tropical Fruit Company; Dow Chemical Company, Shell Oil Company, Occidental Chemical Company; Shell Oil Company; Dow Chemical Company; Occidental Chemical Corporation; Shell Chemical LP.; Shell Chemical Company.

¿Qué es el nemagón?

En el libro “El parque de las hamacas. El químico que golpeó a los pobres”, de Vicent Boix (Icaria Editorial, 2007), se destaca que el nemagón (dibromo cloro propano, DBCP) fue un agroquímico diseñado y aplicado fundamentalmente por cinco multinacionales químicas y agroexportadoras en las plantaciones bananeras de aproximadamente 15 países del mundo, la mayoría del sur. Según los testimonios recogidos y la información encontrada por el autor, las consecuencias negativas en humanos fueron detectadas tempranamente, incluso en las mismas pruebas de laboratorio efectuadas por técnicos de las multinacionales Shell Oil Company y Dow Chemical.

Sin embargo, el DBCP fue aprobado por las autoridades norteamericanas en los años sesenta, y desembarcó años después en las plantaciones de varios países del mundo donde obtenían sus bananos las empresas filiales y subsidiarias de Standard Fruit Company, Dole Food, Chiquita Brands y Del Monte. Lo peor es que el nemagón se siguió aplicando en las bananeras de Centroamérica a pesar que este plaguicida fue prohibido en Estados Unidos el año 1979, en todos sus usos, precisamente por las evidencias de los daños que causaba en la salud de quienes estaban expuestos a su acción.

En Nicaragua el nemagón se empleó en las bananeras de Chinandega, una región eminentemente agrícola del noroeste del país, en las décadas de los 70 y 80. Se estima que afectó a unos 26.000 campesinos, de los cuales cerca de 2.500 han muerto, según Victorino Espinales, líder de otro grupo de demandantes.

A causa del agrotóxico, los campesinos aseguran que contrajeron enfermedades como cáncer de piel, esterilidad, deficiencias en el desarrollo óseo y pérdida parcial de la vista, entre otras. Quienes estuvieron expuestos también sufren en forma crónica dolores de cabeza y musculares, como también múltiples afecciones nerviosas.

En Costa Rica: Como resultado de la misma negociación del bufete Provost Umphrey, de Texas, la Dole Food Company pagará una indemnización a 780 ex trabajadores bananeros costarricenses.

Se informó que en el caso de que alguna de las personas afectadas haya fallecido, el dinero lo recibirán sus familiares. Actualmente, la mayoría de los afectados tienen entre 60 y 70 años de edad. Los trabajadores de Costa Rica que tuvieron contacto con esa sustancia fueron más de 20.000. Sin embargo, no todos ellos laboraban para la compañía Dole. Por ese motivo, hay demandas contra otras empresas que también utilizaron este producto. Es el caso de Chiquita Brand y Del Monte, cuyos procesos comenzaron en noviembre del 2004 en Estados Unidos.

También se siguen procesos contra las compañías transnacionales productoras del nemagón, hoy prohibido en todo el mundo. Esas empresas son Dow Chemical Company, Shell Oil Company, Shell Chemical Company, Shell Chemical Company LLP y Occidental Chemical Corporation.

Fuentes:
Diariolasamericas.com (EFE)
diariolasamericas.com/noticia/126316/1/0/
portalfruticola.com (AFP)
La Nacion/El País, Costa Rica

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…