Si algo tiene la primavera es que la sangre altera, con lo que no os resultará nada extraña la performance de Carles Santos: un piano de cola que sube y baja por la Rambla de Barcelona con una pareja sobre él compartiendo su intimidad con los visitantes casuales de tan pintoresca calle.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…