Había una vez un estúpido y autosuficiente cuervo que voló lejos, muy lejos mar adentro. Entonces buscó por todos lados dónde posarse para descansar, pero no había tierra. El cuervo se sentía tan cansado que apenas tenía fuerzas para sacudir sus alas. Cuando estaba a punto de hundirse, una gran ballena salió a la superficie, y el cuervo fue a parar a su boca...(Cuento Inuita)

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…