EL EXTRAÑO

Declaró ser diferente
y sus palabras levantaron
murmullos de disgusto.

Otro raro, se dijeron
y sin comprender
volvieron el rostro con desdén.

Lo cierto es que era
severamente diferente
y cuando algunos sagaces
vislumbraron la hondura
de aquella diferencia
cundieron el temor y la ira.

No había tribunal ,
no jueces,
no alguaciles,
pero sí testigos
y éstos lo condenaron.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…