Experimental y exploradora, la música del japonés Keigo Oyamada combina alegremente sonidos disonantes y agradables, electrónica pura, samples y hechizo. Su más reciente ejercicio de orfebrería pop lleva la cara y voz de Salyu, la muchacha angelical que enamoró a Quentin Tarantino en “Kill Bill” y cuyo “Kaifuku Suru Kizu” se convirtió en uno de los hits más memorables de su banda sonora. Con una larga carrera a su espalda, Salyu encargó la producción de "s(o)un(d) beams" a Cornelius, en un mano a mano que une lo mejor de ambos mundos. J-pop mágico e imaginativo que en su directo incluye al mismísimo Cornelius y a Yumiko Ohno de Buffalo Daughter.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…