CHRIS MARKER

Introducción:
Chris Marker, nacido Christian-François Bouche-Villeneuve, en Francia, en 1921, es, como se ha dicho a menudo, el más conocido de los cineastas desconocidos.
Autor de documentales, películas ensayo, ficciones… Su obra es la de un viajero comprometido con su tiempo, al mismo tiempo poética y política. Entre ellas destacan Le joli Mai, El fondo del aire es rojo, Sin sol, Level Five, Gatos encaramados…
La más célebre de sus películas, La jetée, es un cortometraje de ciencia ficción compuesto en su mayor parte de fotografías. Obra visionaria, tanto en su forma como en su relato, ha sido fuente de inspiración para películas tan inesperadas como Terminator, y para un videoclip de David Bowie. Tuvo un remake americano, Los doce monos, dirigido por Terry Gilliam y hasta ha dado su nombre a un pequeño bar de Tokio.
Toda la obra de Marker está marcada por una fuerte voluntad de contagio, de mostrar a los otros una manera accesible de hacer cine. Deseo de que cada cual pueda llegar al ser poeta de su propia vida. Esta voluntad, unida a su compromiso político, le llevó, tras mayo del 68, a fundar una seria de colectivos que desembocaron en los “grupos Medvedkin”, que ponían la práctica cinematográfica al alcance de obreros de varias fábricas.
Pero Chris Marker no es tan solo un hombre de cine. En realidad nunca ha dejado de interesarse por todos los medios a su disposición. Autor de una novela, Le coeur net (1949), de un libro sobre el escritor Jean Giraudoux, de varios libros de fotografía (Coreanas, Dépays…), director en los años cincuenta de la colección de libros de viajes Petite Planète, creador de instalaciones para museos, de una serie de televisión sobre la herencia cultural de la Grecia antigua (La herencia de la lechuza)…
Por ello siempre le han interesado los avances tecnológicos y sus posibilidades tanto de conocimiento como expresivas. Su película Level Five imaginaba ya en 1996, en los albores de Internet, un juego en línea como mejor manera de explorar el drama ocurrido en 1945 en la batalla de Okinawa. En el cd-rom Immemory utilizaba la estructura arborescente del nuevo medio para realizar una nueva exploración de su memoria y hoy en día sigue igual de activo que siempre, a sus noventa años, en su web Gorgomancy.

Citas (de y sobre Chris Marker):
“Habría que demoler la Sorbona y poner a Chris Marker en su lugar” Henri Michaux
“Una de las películas más inquietantes que se han rodado, La jetée (1963) de Chris Marker, es la historia de un hombre que presagia su propia muerte, narrada enteramente con fotografías.” Susan Sontag
“Un tiempo después, el descubrimiento de La Jetée significó, para alguna gente de la generación que habíamos hecho del cine una parte central de nuestra vida, un acicate, una demostración de que apenas eran necesarios medios para hacer películas imperecederas. Entendimos con ella cómo en el cine, arte de la escultura en el tiempo, se podían encabalgar presente, pasado, futuro, con absoluta libertad. Sin sol acabaría por revelarme, más tarde, la capacidad iluminadora del ensayo fílmico, en la posibilidad que ofrecía de unir por el comentario lugares alejados, de poner en contacto dos extremos del mundo. Del koljós al museo erótico japonés, de aquel muelle de Orly perdido en el territorio mental del recuerdo infantil, al San Francisco de la segunda oportunidad de Vértigo, Marker siempre nos fue descubriendo espacios, construyendo una cartografía propia, de lo íntimo a lo universal, en la que afirmaba para todos, de la bailarina de un parque de Tokio a la vendedora de un mercado de Guinea Bissau, de los zorros de Siberia a la jirafa africana, el derecho inalienable a su presencia en las imágenes. A través de estos y otros films Marker acabó convirtiéndose en un iniciador, un pasador, incluso un chamán, una especie del stalker de su admirado Tarkovski.” José Angel Alcalde

“Para mucha gente, “comprometido” significa “político” y en política, el arte del compromiso (que es tal y como debería ser: sin compromiso, sólo hay fuerza bruta, de la que estamos viendo un ejemplo ahora mismo) me aburre profundamente. Lo que me interesa es la Historia, y la política sólo me interesa en la medida en que es la marca que la Historia hace en el presente. Con una curiosidad obsesiva (si me tuviera que identificar con un personaje de Kipling, sería con el niño del elefante en Los cuentos de así fue, por su insaciable curiosidad) no dejo de preguntarme: ¿cómo consigue la gente vivir en un mundo así? Y de ahí mi manía de ver “cómo van las cosas” en tal o cual sitio. Durante mucho tiempo, quienes estaban mejor situados para ver “cómo van” no tenían acceso a las herramientas necesarias para dar forma a sus propias percepciones; y la percepción sin forma es agotadora. Y ahora, de pronto, esas herramientas existen. Es cierto que para la gente como yo es un sueño hecho realidad. Una advertencia necesaria: “la democratización de las herramientas”, implica muchas restricciones técnicas y financieras, y no nos salva de la necesidad de trabajar. Poseer una cámara DV no otorga automáticamente talento a alguien que no lo tiene, o que es demasiado vago para preguntarse si lo tiene. Puedes miniaturizar tanto como quieras, pero una película siempre requerirá una gran cantidad de trabajo, y también una razón para hacerla.” Chris Marker

“Apelo a ese maestro de la litotes que era Charles de Gaulle: “A veces los militares, exagerando la impotencia relativa de la inteligencia, renuncian a utilizarla”. Podríamos leer también “los cineastas”. ¿Qué mosca le habrá picado al querido Mocky para exclamar en el plató de Nulle Part Ailleurs : “¡Hacer películas inteligentes es racista!” ? (Aquello no le trajo suerte. Hizo menos taquilla que Level Five, que ya es decir…) Quizás sólo haya que despojar la palabra “inteligencia” de ese valor añadido que la sobreestima o la subestima y considerarla simplemente como una categoría de la estética, a partir de la cual se puede concebir el cine no sólo como heredero de la novela y del teatro y en mucha menor medida del poema, sino que puede igualmente proceder del ensayo — y evidentemente, como en las librerías, pueden existir malos ensayos.” Chris Marker

“Me hubiera gustado vivir en una época pacífica para poderme dedicar a filmar lo que de verdad prefiero, chicas y gatos." Chris Marker

El proceso de hacer una película en comunión con uno mismo, a la manera en que trabaja un pintor o un escritor, no tiene porque ser necesariamente experimental. Al contrario de lo que dice la gente, el uso de la primera persona en una película tiende a ser un signo de humildad: "Todo lo que puedo ofrecer es a mí mismo".
Chris Marker

Presentación y selección de Pablo García Canga

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…