projections + video + editing © pablo gimenez zapiola
poem © maría varela
sound © carlos pozo

El estar sólo conmigo misma
y la lentitud con la que corría el tiempo
hicieron que fuera mutando de piel y de ropa.
Como en otros viajes me di cuenta
de que se me habían agrandado los ojos,
sensibilizado las manos,
ensanchado la sonrisa.
Podía mirar con todo el cuerpo.
El silencio fue mi mejor amigo:
callada siempre se ve mejor.
También se intuye mejor.
Se oye mejor.
Se oyen cosas lejanas,
palabras que nadie dice,
se escuchan pensamientos ajenos
y los latidos del propio corazón.
Fue en la caja del jeep,
rodeada de pastores
y mujeres newaris,
que me di cuenta
de que me había convertido
en una esponja que absorbe
y mágicamente nunca chorrea,
una esponja que aunque se colma de agua
no pierde ni una gota.
Todo lo llevaba en mí.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…