Documental de 16 minutos de duración, rodado en formato miniDV. Las ideas son expuestas a través de entrevistados, carteles, textos animados, imágenes de archivo, obras plásticas y música. La misión de este trabajo consiste en resaltar aspectos claves de la obra plástica de Max Jiménez, a través de los testimonios de un poeta, una investigadora, un arquitecto, un curador y su propio hijo. Estos entrevistados son todos conocedores de la obra de Jiménez, y gracias a sus diferentes antecedentes y formaciones, ofrecen un enriquecedor mosaico de opiniones. Se parte de una selección de los mejores momentos de estas cinco entrevistas, para establecer con estos un hilo conductor que ayudará al espectador a construirse una imagen de Max Jiménez como artista plástico, y de su obra.
Las imágenes de pinturas, grabados y fotografías del artista envuelven los segmentos testimoniales, ilustrando los comentarios. Se incorporan además, materiales visuales y sonoros de la época que contribuyen a contextualizar el clima geográfico-cultural en que se desenvolvió Jiménez: fragmentos de filmes de la época, obras plásticas de artistas que le fueron contemporáneos y piezas musicales.
La lógica que organiza el audiovisual no es cronológica, en cuanto no se trata propiamente de una biografía. La información (visual y sonora) más bien se organiza en torno a cuestiones relevantes para comprender la obra plástica, que se separan por medio de carteles pero narrativamente se hilan de manera fluida y natural. Se excluye el uso de un locutor, con el fin de dar el protagonismo a los testimonios que constituyen fuentes primarias de información, acentuando así el carácter espontáneo y accesible a un público variado, pero creíble del audiovisual.
La utilización de citas de Jiménez en momentos cercanos al final, provee dramatismo y contundencia a las ideas expuestas, al poner las palabras del propio artista como testimonio.
Gradualmente se conduce al espectador a conclusiones sobre la importancia y el papel jugado por el artista plástico en el medio artístico costarricense. No obstante, dado que las conclusiones se expresan a través de los testimonios, se encuentran abiertas a interpretación y análisis por parte de la audiencia.
La narrativa del documental se inspira en la estructura aristotélica, que presupone una introducción coincidente con la apertura de negro hasta la presentación del artista mediante los cinco entrevistados: María Enriqueta Guardia (investigadora de arte), Alfonso Chase (poeta y escritor), José Miguel Rojas (curador del MAC), Roberto Villalobos (arquitecto y decano de la Facultad de Bellas Artes de la UCR), y Roberto Jiménez (hijo del artista). El desarrollo inicia cuando entra por corte la imagen de rueda de carreta y sobre esta imagen aparece por mezcla el rótulo recortado: Contexto, y termina cuando sobre la obra “Espera en el Ariguanabo“ aparece la palabra Legado, donde inicia el desenlace, para terminar en un fundido a negro
El climax corresponde a la animación de imágenes que se combina con el texto de Max Jiménez: “Yo quiero ser el Quijote que diga de forma sincera y franca, y sin temor a la crítica, como se dicen las verdades en Costa Rica”

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…