Al igual que todos los edificios públicos construidos en Chillán luego del terremoto de 1939, esta obra pertenece al Movimiento Moderno. El edificio nació bajo la iniciativa de Edmundo Vélez, gerente de la Cooperativa Eléctrica de Chillán, quien encargó personalmente su construcción.

La materialidad del conjunto es hormigón armado a la vista, en donde éste actúa como principio de cohesión frente a la complejidad plástica de su diseño: esto demuestra la potencia expresiva y exactitud de las relaciones entre sus elementos constitutivos como expresión del cuerpo de conceptos que la cruzan, entre los cuales destaca el uso de un sistema proporcional basado en una serie numérica que incorpora la escala humana.

Esta es una obra paradigmática del Movimiento Moderno en Chile, además de un referente identitario fundamental para la historia de la ciudad y su reconstrucción durante el siglo XX.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…