La transformación del Estado ha permitido que el país recupere la capacidad de planificar y redistribuir los recursos públicos para todos los ecuatorianos.

Ahora, la inversión pública está al servicio del desarrollo nacional y no del pago de la deuda externa. Hemos consolidado la inversión más importante de la historia en educación, salud, energía, vialidad y sectores estratégicos.

Hoy en día, el Estado es más amigable con la ciudadanía y más cercano a los territorios.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…