Este año, 240 activistas se enfrentaron a las escopetas de los 870 cazadores. Tod@s l@s activistas consiguieron sabotear la caza de las cuadrillas a las que siguieron. Los cazadores consiguieron asesinar a 43 zorros, 26 menos que el año pasado.

Por tercer año consecutivo, activistas de Equanimal llegados de todas partes del territorio, nos dimos cita el pasado sábado 24 de enero para sabotear el Campeonato anual de Caza del Zorro que este año se celebró en la pontevedresa localidad de Rodeiro.

Nuestro objetivo: impedir que los cazadores abatieran a los indefensos zorros. Armados tan solo con silbatos y megáfonos, nuestra intención era seguir a las distintas cuadrillas de caza para hacer el máximo ruido posible para conseguir alejar a los zorros de las escopetas de los cazadores. Una actividad lícita y pacífica que, sin embargo, nos permitiría salvar las vidas de estos animales

Comenzamos la jornada a las 6 de la mañana, organizándonos en grupos preparados para salir detrás de cualquier coche de cazadores que se dirigiera a las zonas de batida.

Este año, asistimos impotentes a una maniobra por medio de la cual, las autoridades, intentaron sabotear nuestra lícita actividad. Cuando los coches de los cazadores comenzaban a salir en dirección al monte y nosotros nos disponíamos a seguirles, la Guardia Civil nos detuvo a todos los activistas para identificarnos, intentando con ello retrasar nuestra salida y que perdiéramos la pista de los cazadores. Sin embargo, su maniobra no tuvo ningún éxito y todos los grupos de activistas encontraron partidas de cazadores a las que sabotear.

Conocedores de que nuestra presencia les impediría dar muerte a ningún animal y en vista de que la estratagema de retrasarnos no les había servido de nada, los cazadores intentaron otras maniobras de despiste. En una de estas maniobras, uno de sus vehículos todoterreno intentó que el coche de activistas que le perseguía, quedara atascado en un banco de barro. Sin embargo, fue el propio cazador quien quedó atrapado en su trampa. Al intentar salir del charco, intentó hacer una maniobra para salpicarnos de barro: la maniobra le costó tan cara como el propio vehículo que conducía, ya que en ese momento comenzó a salir humo de su motor quedando inutilizado. Su día de caza acabó en ese momento.

En el monte este año se dieron situaciones de todo tipo. Algunas de las cuadrillas de cazadores, se resignaron sabiendo que, con un grupo de activistas detrás, no iban a conseguir cazar nada, por lo que se dedicaron a desayunar en el monte, sin hacer el más mínimo esfuerzo por intentar despistarnos.

Otros grupos de cazadores, sin embargo, hicieron gala de su habitual violencia. Uno de nuestros fotógrafos fue empujado y amenazado de muerte. Insultos y bravuconadas fueron la tónica hasta que se presentó un equipo de grabación de Televisión Española: ante las cámaras, los cazadores optaron por meterse en sus vehículos y no decir ni una palabra.

Un año más fuimos testigos del maltrato que los cazadores dan a sus perros. Escuálidos, sucios y enfermos, los canes estuvieron hacinados en los remolques, ateridos de frío hasta que comenzó la cacería. Cuando los perros volvían al punto donde los cazadores les habían soltado, aquellos que no querían volver a entrar en los remolques eran agarrados por el cuello y obligados a introducirse en ellos, entre aullidos y lamentos. Estas escenas provocaron las airadas protestas de los activistas y fueron recogidas por las cámaras de televisión. Ante las preguntas de los periodistas sobre el trato que daban a sus perros, la respuesta de los cazadores fue que no los maltrataban ya que les daban de comer todos los días.

Tras una mañana de persecución y sabotaje, todos nuestros grupos de activistas consiguieron su objetivo: aquellas cuadrillas a las que habían seguido no consiguieron matar a ningún zorro.

A las 13:30 h, nos reunimos de nuevo en Rodeiro, el punto de partida, para realizar una concentración en el punto en el que se celebraba “La fiesta de la caza”. En ese momento, nuestro compañero Sabi, el zorro saboteador hizo acto de presencia, portando una pancarta en la que se leía, en castellano y gallego: Los cazadores han matado a mi familia. Para dar fin a la concentración, dos activistas de Equanimal leyeron sendos manifiestos en contra de la caza, en castellano y en gallego.

Nos marchamos con la rabia y la tristeza que nos provocó saber que los cazadores, a pesar de nuestros esfuerzos, habían conseguido asesinar a 43 zorros: 26 menos que el año pasado, pero en nuestras mentes eran 43 animales que horas antes eran libres y disfrutaban de sus vidas. Sin embargo, sabemos que por cada uno de esos zorros muertos otros tantos seguían vivos en ese momento gracias a nuestra intervención.

Este año hemos sido 240 las personas que hemos participado en el sabotaje. 240 personas para enfrentarnos a las 870 escopetas de los cazadores, organizados en 87 cuadrillas. Por desgracia, no fuimos suficientes personas ni vehículos para formar nosotros 87 grupos de saboteadores y por ello, algunos cazadores consiguieron su objetivo. Únete a nosotros y ayúdanos a salvar vidas. El año que viene tenemos que ser más. Los animales cuentan contigo.
Repercusión en los medios

* La Razón
* 20 minutos (foros)
* 20 minutos
* ABC
* Europapress
* El correo gallego
* Faro de Vigo
* Mercurio Digital
* Novopress
* Soitu.es
* Xornal
* Galicia Hoxe
* Ecoactualidad
* Ecoticias
* Cinoticias
* Terra
* FAADA
* Otromadrid
* Meneame
* Anosaterra
* Amfona
* Asanda
* Córdoba Antitaurina
* Club Caza
* Matapormatarnon
* Reman
* Ambientum
* Huellascantabria
* Istas
* Kaosenlared
* Animalmusica
* Peludetes
* Fenixdiomondutopia
* Consorcio Univerde
* Global Defensa Animales sin Hogar
* Portal del medio ambiente
* Chuza.org
* Cronica3
* GZnacion
* Proteccion de los derechos de los animales
* Rincón de la mascota
* Se busca
* Foros Deia
* Linde 5
* Blog Animales de Marta
* Acción Vegan
* Frikinai Space

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…