“El color negro es modesto y arrogante al mismo tiempo. Es un color fácil, vago; pero también misterioso. Pero, por encima de todo, el negro dice: “ni te importo, ni me importas”.
- Yohji Yamamoto.

El negro puede ser lujo extremo y puede ser pobre, puede ser discreción, pero también exceso y lujuria, decía el también diseñador Pablo Ramírez. A estas alturas de la vida el negro ya es un color –muchos lo consideraban un ‘no color’– es un clásico simple, elegante y atemporal que además concentra, no distrae. El negro subraya todo lo que toca.
La elección del negro tiene que ver con una oposición, con aplacar tanto color que viene predominando y que ya se termina. Se cierra una etapa. El negro es un contrapeso, una vuelta al romance victoriano. El mundo en general se ha despegado de la premisa de que el negro es un tono que se reserva para el luto o para ocasiones que generaban rechazo.

El negro ha dejado de ser una mala palabra.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…