Ecos consiste en una performance, de aproximadamente 9 minutos de duración, que combina malabares de luz con manipulación de la imagen y el sonido en tiempo real.
El tiempo hecho imagen en movimiento y la incorporación de múltiples perspectivas espaciales como consecuencia de la composición digital propia de la postmodernidad, se inscriben como los principales conceptos sobre los cuales se sustenta la obra.
El espacio donde tenga lugar ha de ser un escenario de 5 metros de largo y al menos 3 de ancho, completamente a oscuras. Los únicos elementos visibles serán el malabar luminoso (devilstick y/o pelotas) y las dos superficies de proyección, ambas de color negro. La primera, ubicada en un extremo del escenario, reflejará la imagen en tiempo real con un pequeño porcentaje de magnificación de la escala. La segunda, en el centro y tendiente a ocupar parte del otro extremo del escenario, será semitransparente (tela power). Dicha característica permitirá la proyección de la imagen con efectos en tiempo real sobre su superficie, a la vez que traslucirá el fondo del escenario donde eventual e intermitentemente tendrá lugar la actividad del performer; quien se ocultará en un principio tras un panel ubicado en el extremo contrario al de la pantalla primeramente mencionada. Tras este panel, iniciará el juego del malabar para luego avanzar sobre el centro del escenario, de forma perpendicular al frente del mismo (o sea, dando el perfil al sector del público), siendo tomado por una cámara ubicada tras la primera pantalla.
La intensión se centra en explorar las posibilidades de manipulación de la percepción temporal de la imagen resultante de la actividad del performer, que es tomada en vivo por la cámara y procesada en tiempo real incorporando diversos efectos ligados al delay visual que el propio performer va seleccionando y disparando a medida que transcurre el espectáculo a través de sensores de presión ubicados a sus pies.
Paralelamente, el eje de desplazamiento horizontal del malabarista habilita el cambio de coloración de la imagen; y el eje de desplazamiento vertical del malabar incide sobre la intensidad lumínica de la misma, alcanzando el punto nulo de brillo al elevarse este por sobre el ángulo de captura superior de la cámara.
El error, la caída del malabar al suelo, provoca la distorsión de la música que acompaña la performance (Motherfucker=Redeemer, Part One; de Godspeed You! Black Emperor en el álbum Yanqui U.X.O), incorporando en ella un efecto de eco que desaparece cuando la actividad circense retoma su curso nuevamente.

Realizada en el marco de la Muestra Anual del Dpto. de Diseño Multimedial, FBA, UNLP.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…