Desde hace varias semanas hemos estado discutiendo algunos asuntos relacionados con el hogar y la familia.

La familia, tal como la conocemos, está siendo atacada en nuestra sociedad.

Y hoy quiero mirar una de las áreas más importantes de todas, la de la crianza de los hijos en la voluntad de Dios.

No sé si me escucho, no solo la crianza de los hijos; sino la crianza de los hijos en la voluntad de Dios, porque existe una diferencia.

Creo que cuando hayamos criado a nuestros hijos con éxito en la voluntad de Dios, habremos conseguido algo de gran magnitud.

Al ex-presidente George H. W. Bush se le hizo esta pregunta: “¿Cuál es su mayor logro en la vida?”
Y ante esta pregunta, él pudo haber respondido un sinnúmero de cosas. El presidente Bush pudo haber mencionado:

Su éxito durante la 2ª Guerra Mundial como piloto de la Marina.

Sus 8 años como vicepresidente de Ronald Reagan.

Su propia presidencia exitosa.

Su tiempo como jefe de la CIA.

Sus años como embajador de EE.UU. en China.

Su éxito durante la Operación Tormenta del Desierto (Operation Desert Storm).

Pero, al responder a esta pregunta, el presidente Bush reveló su corazón, así como sus prioridades cuando dijo: “Mi mayor logro es que mis hijos todavía vienen a visitarme”.

¡Qué declaración! Cuando todo lo demás en la vida se pesa y se considera a la luz de su importancia, no existe un ministerio mayor que aquel dado a los padres.

Los hijos son la mayor inversión en el futuro.

La Biblia es clara cuando nos recuerda que los hijos son un regalo del Señor.

Salmo 127:3-5 “3Herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. 4Como saetas en manos del valiente, así son los hijos tenidos en la juventud. 5¡Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos! No será avergonzado cuando hable con los enemigos en la puerta.”

Lastimosamente, muchas personas ven a los hijos como una inconveniencia o una molestia y ven la misma tarea de ser padres como una carga.

No obstante, tenemos que recordar que los hijos son un regalo de Dios y se nos han dado por un periodo de tiempo para que los ayudemos a llegar a ser los adultos que Dios quiere que ellos lleguen a ser.

Como mencione la semana pasada, no podemos llegar a ser culpables de obligarles a nuestro molde; al contrario, debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para moldearlos a la imagen de Jesucristo.

Deuteronomio 6:1-9 nos da un buen entendimiento acerca del tema de la crianza de los hijos en la voluntad de Dios.

La crianza de los hijos en la voluntad de Dios es simplemente un reflejo de la vida que los padres viven.

Consecuentemente, el Señor nos dejó instrucciones claras en cómo vivir la vida piadosa como padres, para entonces impactar la vida de nuestros hijos.

Así que, aprendamos de las Escrituras como podemos ser mejores padres, mientras que predico sobre el tema: “A la imagen de los padres”.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…