Tú encenderás mi lámpara; Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas

La luz del Padre nos ilumina. Y nosotros, como seguidores de Cristo, disfrutamos la luz de su presencia.

Para muchos, el mundo es un lugar de dolor y desesperación. Pero Jesús ilumina las áreas oscuras de nuestra vida, y su fuerza se perfecciona en nuestra debilidad. Por Él nosotros vamos y hacemos discípulos a todas las naciones, señalando a gente perdida la Persona que da vida eterna.

Su ofrenda para el Domingo de la Gran Comisión ayudará para iluminar la vida de personas perdidas, adoloridas y desplazadas con la luz de Jesucristo—el Único que puede convertir sus tinieblas en luz.

cmalliance.org/gcsunday

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…