Hace unos días, en una fría cabina de teléfonos, en lo alto de una colina de Kioto, tuve esta conversación con Murakami. Al final del video también aparece el gato Mishima, que nos lleva junto a la tumba familiar, donde una naranja enorme y redonda como el sol adorna el granito gris con más brillo que las flores.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…