La propuesta busca generar por medio de un videoarte la construcción de nuevos sentidos, nuevas representaciones a modo de máscaras que ocultan y revelan al mismo tiempo como ejercicio reflexivo sobre lo que forma parte de nuestro interior. Este pretende ser un modo, entre infinitos, de ahondar en la manera de comprender y transformar significativamente el mundo.
Adherimos a la propuesta de Nietzsche quien señala que “el mundo ha llegado a ser poco a poco tan maravillosamente pintarrajeado, terrible, profundo de sentido, lleno de alma: ha sido coloreado, pero nosotros hemos sido los coloristas”. En razón de esa voluntad de ser “coloristas”, el lenguaje audiovisual nos representa. Busca a través del sonido y la imagen, transformarse en un relato poético que desinstale de la percepción habitual para generar cierta inquietud, desconcierto o duda pero sin perder totalmente la familiaridad con los estímulos sonoros y visuales utilizados. Las máscaras están presentes como recurso artístico y metafórico y como forma de ser en el mundo. Detrás de ellas o delante de ellas el universo se yergue y se manifiesta en un juego constante entre el adentro y el afuera. Un poema de Roberto Juarroz ha sido el punto de partida poético-lingüístico. La música de Portishead y Loreena McKennitt junto a las imágenes elaboradas e intervenidas por el equipo de trabajo, constituyen la materia prima a partir de la cual surgió “La rosa es rosa”.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…