En Peakland - ©María Border - Colección Ayer

No conocían el amor, nadie se los había enseñado.
Ella era un remplazo y él debía cumplir con su deber.
El hombre no pedía sumisión, reclamaba fidelidad.
No prometía amor, ofrecía respeto.

Rose y Stella eran las hijas de los señores Winters. Rose, en edad de ser ofrecida en matrimonio, es solicitada por el único hijo de los Ferguson.
Cuando los Ferguson quedan en la ruina; el Señor Winters ignora el compromiso contraído con ellos, y casa a su hija mayor con otro hombre. Pero para evitar reclamos, ofrece a Stella en su lugar.
La historia recorre los intereses y desconsideraciones, a las que se veían sometidas las jóvenes de la época, donde sus deseos no eran tenidos en cuenta y el amor no era la razón para convertirlas en esposas. Partiendo de esa premisa, ambos sellarán un pacto de respeto para poder comenzar su vida en común.

Jane Thompson - María Border - Colección Ayer — 2012

Ella era la menor y única hija mujer, del señor Thompson.
Su alma libre le impedía unirse a un hombre si no lo amaba:
“Mi corazón busca unirse a quien lo ame sin sofocarlo. Busca la libertad de elegir. Busca otra flama para arder juntas sin que ninguna apague a la otra.”

Él era un comerciante sin estirpe, huraño y solitario:
“Bueno, entiendo y comparto. Pero como no se apure un poco, no le quedarán candidatos solteros. Ahora entiendo por qué quiere conocer caballeros en los bailes.”

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…