¿El fin de la primavera árabe en Egipto? Octavio Colis

Panorama sobre el futuro de de los egipcios visto hoy desde su historia

Egipto tiene escasas posibilidades de regirse por una Constitución que proteja y ampare a los egipcios de sus representantes políticos mientras sean estos los encargados de redactar e implementar dicha Constitución. A las protestas sucesivas en la abarrotada plaza de Tahrir acuden los clientes históricos, representantes de los grupos egipcios y panárabes de influencia, militares y fundamentalistas islámicos, para establecer allí mismo la discrepancia, el fanatismo y la confrontación; sólo algunos de los manifestantes acuden con espíritu revolucionario y con voluntad de verdadero cambio del estado de las cosas y del sistema secular. Por otra parte, la prensa internacional agrupada en torno a los intereses de las grandes corporaciones, trata de abundar en esa idea general de la incivilidad del mundo no occidental y nos informan sólo de aquello que encalla en la inercia de las subculturas y en la política de la confrontación constante y sin alternativas. Cuando la CNN (o cualquier otro cualquier media agrupado en torno a VIACOM, o sea todos los importantes) asegura que las tendencias políticas son arrogantes y que cada un cree ser la única alternativa posible no hace sino presentar al mundo un Egipto medieval y retrógrado, como si el mundo viviera en diferentes tiempos y sólo las alternativas democráticas occidentales estuvieran viviendo en el presente.

En realidad, en Egipto sólo sucede lo que en el resto del mundo en el que las decisiones importantes las toman grupos ocultos que defienden los intereses de las grandes corporaciones transnacionales, representados por los políticos locales a su servicio.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…