Samuel estaba junto a su hermano gemelo en la misma jaula. Nos dieron a elegir entre los dos y ese fue uno de los momentos más duros que hemos vivido.

Al entrar en la jaula acariciamos a Samuel para pedirle perdón porque lo íbamos a dejar allí y solo nos podíamos llevar a su hermano.

En el momento en que fuimos a coger a su hermano, Samuel se levantó y se quiso escapar de la jaula. Una señal que nos facilitaba a quien teníamos que llevarnos. Parecía que lo tenían pactado, su hermano ni nos quiso mirar cuando le quisimos coger, como cediendo su puesto a Samuel.

Conoce la historia completa en este vídeo.

¿Quieres apadrinar/amadrinar a Samuel? Escribe a apadrina@santuariogaia.org

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…