Agosto 25, 2013.
Jesucristo no fue en los dias de su carne otro cristo mas, sino el Cristo, el Ungido de Jehova o Mesías. La semilla de María nacida en Belén, Dios hecho carne a semejanza nuestra y tomando nuestro lugar como humano aún de los que no han nacido aún, y por el perfecto sacrificio darnos toda su vida, y la justicia del Creador para hacernos llamar desde ahora Hijos de Dios y que podamos vivir la experiencia de ser UNO con Dios, como El lo fue y sigue siendo eternamente.
La semilla de Eva está en todo los que han nacido de mujer, pero los que han sido nacidos del Espíritu, han entrado en la conciencia de esa unión inseparable de Dios Padre y su Hijo, como lo pidió Jesucristo "Padre que sean Uno como tu y yo, en donde no hay alguna separación sino la habitacion de toda la Deidad en el mundo físico "nuestros cuerpos, templos vivos del Dios vivo".
Desde nuestra humanidad somos espíritus de Justos hechos Perfectos, y como Pablo de Tarso podemos decir, que no lo hemos alcanzado o experimentado aún, pero proseguimos en la esperanza de alcanzar el premio del supremo llamamiento "ser Uno con el Padre" que es la corona de la vida eterna. No es otra vida sino "Su Vida", la dádiva de Dios, esta esperanza de gloria es el misterio mas grande de todo el universo para vivirse ya "ser Uno como Jesucristo y el Padre" Juan 17.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…