Domingo 29 de octubre de 2013 a las 12:00

José Manuel Martín Medem

La economía de la información

La información es el combustible social que, convertido en conocimiento, puede transformar la resignación en insumisión.
Durante la transición se aplicó en España lo que precisamente desde 1975 recomendaba la Comisión Trilateral: restringir el acceso a la información y a los medios para que la participación no provoque excesos de democracia. Así es la política de control de los grandes medios de comunicación aliados con la mayoría de los gobiernos en casi todo el mundo.
Con el desarrollo de la educación y de la tecnología era posible formar audiencias con capacidad crítica, democratizar el acceso a los medios y fortalecer el servicio público. El gran poder político y económico impuso todo lo contrario: el analfabetismo funcional de los consumidores de información, las grandes empresas de comunicación en las que (como en casi todas) no penetra la democracia, el servicio público desprestigiado y las iniciativas sociales bloqueadas.
Con los periódicos había que enseñar a leer. Con la radio se podía conducir a los analfabetos. Con la televisión, la fascinación de la imagen lo convierte todo en entretenimiento. Y con Internet, ¿por fin la libertad? Como si fuera posible informarse en una cascada de ruidos, sin el imprescindible proceso de selección, resumen y elaboración. Nunca el ciudadano ha tenido más tecnología a su disposición, pero poco ha mejorado el conocimiento del consumidor.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…