Busca una superficie reflectante y párate; mírate en ella y reflexiona para saber si has cambiado a lo largo del camino y si aún te reconoces.

Porque el viaje es una sucesión de partidas y de llegadas, pero sobre todo es el movimiento y el tiempo del movimiento.

Piensa en las estaciones visitadas y en las que van a venir. Siente el ahora, una y otra vez. Ahora, desde un antes apenas acontecido hasta un después más lejano.

Has cambiado, no puede ser de otro modo: muestra tu nueva imagen recién nacida.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…