Los Ángeles brillan por fuera porque sus espíritus están iluminados desde adentro por la luz de Dios.
Para ver a un ángel, tienes que ver el alma de la otra persona. Para sentir a un ángel, tienes primero que tocar el corazón de la otra persona. Para escuchar a un ángel, tienes primero que escuchar ambas cosas.
Los ángeles vienen para ayudarnos y dirigirnos disfrazados de tantos aspectos como hay gente que necesita su ayuda. A veces vemos su sombra etérea y divina, brillante con luz y resplandor. A veces solo sentimos su proximidad u oímos su susurro. Y a veces no se ven muy distintos a nosotros...

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…