El cráter de Apoyo nació hace aproximadamente 23,000 años, luego de una potentísima explosión volcánica que dejó un hoyo de unos seis kilómetros de diámetro. Con el pasar del tiempo, la afluencia de aguas subterráneas y el aporte de las lluvias permitieron el surgimiento de la laguna, y las laderas se cubrieron de abundante vegetación. Hoy en día, este cráter es considerado un volcán durmiente, en reposo, con cierta actividad a través de algunas fumarolas en su interior.

Como parte de la cadena volcánica nicaragüense, Apoyo se ubica entre el Volcán Mombacho, en el sur, y el Volcán Masaya, en el norte. No es el único cráter del país que contiene una laguna; en Nicaragua existen otras varias lagunas volcánicas como la del Cosigüina (en Chinandega), la de Tiscapa (en el centro de Managua), la de Apoyeque (en las afueras de Managua), entre otras. Dentro de éstas es, sin embargo, la que ofrece el mayor potencial turístico debido tanto a su conservada naturaleza como a su accesibilidad; y es la que posee, también, el espejo de agua más grande de entre las lagunas cratéricas en el territorio nacional.

La laguna de Apoyo tiene un área superficial de 2,110 hectáreas. Sus aguas son muy profundas: según estudios, el fondo del hoyo cónico está a más de 100 metros bajo el nivel del mar, y la orilla de la laguna se encuentra a 75 metros sobre el nivel del mar. Estas aguas, además, son las más claras dentro de los cuerpos de agua dulce en Nicaragua, y posiblemente en toda Centroamérica. Aunque no son aptas para el consumo directo humano, son también aguas muy limpias, con bajos niveles de contaminación natural o por influencia de las personas.Fuente: Vianica.com

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…