L’último paradiso (2008)
7 min. móvil Nokia N95. color. sonido.

Sinopsis / Synopsis:

L’último paradiso es la puesta en escena de una proyección. Refilmando una ficción italiana de tintes etnológicos, rodada durante los años cincuenta, esta pieza de found footage renueva las imágenes, el montaje y la banda sonora original para situar en primer plano el dispositivo cinematográfico y la construcción de su ilusión. Registrado en digital, el vídeo añade nuevas connotaciones narrativas de texturas inevitablemente pixeladas.

L'úlimo paradiso is the scene setting of a projection. It is the filming of an ethnological Italian fiction, shot in the fifties. This found footage piece renews the images, the editing and the original score to focus the spotlight on film device and the construction of an illusion. Registered in digital, this video adds new narrative connotations with unavoidable pixelated textures.

Una producción del Festival Punto de Vista, Navarra.

Proyecciones:
-Heterodocsias. La Mano que Mira. Punto de Vista. Festival Internacional de Cine Documental de Pamplona, 2008.
puntodevistafestival.com/
-Márgenes. National Gallery of Ireland. Dublín, 2008.
margenesfestival.com
-Caixaforum. Madrid. 10 de noviembre de 2008.
-Ciclo de Cine Catalán Contemporáneo, Tánger, 2009.
cccctanger.com/
-Cianoramic Profanations. Cork Film Centre (Irlanda), 2009.
corkfilmcentre.com/newsletter/cianoramic-profanations/
-Salón de Arte Iberoamericano. Washington, 2009.
-L'Alternativa. Barcelona. Noviembre, 2010.
alternativa.cccb.org
-Presentación Revista Forma UPF. Barcelona. Diciembre, 2010.
upf.edu/forma/

Reseñas:
" (...) otros cineastas, como Albert Alcoz, abordan el apropiacionismo desde su lado más estructural: el del trabajo con el soporte cinematográfico. En el trabajo realizado para el proyecto “La mano que mira” del Festival Punto de Vista L'último paradiso (2008), Alcoz pone en escena todas las tensiones cinematográficas de una época de cambio, filmando con un teléfono móvil su propia fascinación por el soporte cinematográfico como materia palpable, en un tenso enfrentamiento entre píxeles y grano fotográfico que bebe del apropiacionismo más clásico pero enfrentándolo al inevitable futuro (en aquel momento) del cine: su digitalización".
"En un punto similar encontramos también a Albert Alcoz, que ha encontrado en el olvidado Súper 8 un formato accesible con el que forzar los límites entre imágenes, representación y creación autónoma. Su pieza para el proyecto La mano que mira, del Festival Punto de Vista, L'último paradiso (2008) pone de manifiesto la tensión de un cine autónomo, basado a lo sumo en el reciclaje de imágenes ajenas, la creación abstracta y la filmación con los nuevos dispositivos digitales. Un cineasta como Alcoz, acostumbrado a trabajar en los terrenos del cine sin cámara, se ve enfrentado al reto de integrar una pequeña cámara en su proceso creativo y termina filmando el aparato de proyección, en un gesto revelador de la fascinación de estos nuevos experimentales por las tecnologías que la industria, ya abocada al digital, pretende arrinconar, y que ahora funcionan como espacios de resistencia".
– Gonzalo de Pedro en "Más allá de toda órbita. Audiovisuales descentrados" en "La medida de los tiempos. El cortometraje español en la década de 2000", editado por ALCINE - Festival de Cine de Alcalá de Henares y coordinado por Jara Yáñez.

"En los últimos años, las nuevas tecnologías han posibilitado realizar este tipo de regrabaciones de material ajeno mediante otro tipo de dispositivos, como la cámara de video digital o incluso el teléfono móvil. L’último paradiso (2008) es la aportación de Albert Alcoz al proyecto “La mano que mira”, puesto en marcha por el festival de Pamplona Punto de Vista (’08), que encargó a un grupo de creadores audiovisuales que grabasen una pieza corta con la cámara de un móvil. Si Cerveró o Domingo filmaban en formato cinematográfico (super8) una reproducción de video de una película, Alcoz grabó con la cámara digital de un Nokia una proyección cinematográfica. El material apropiado era una versión reducida en formato super8 y muda de la película italiana L’último paradiso (Folco Quilici, 1955), una especie de documental exótico sobre los Mares del Sur con partes de ficción. Alcoz proyecta la bobina sobre una pared y, mediante el móvil, escoge y reencuadra los planos que le interesan. La grabación no es casi nunca frontal, ni se restringe al encuadre del film, como en los casos anteriores, sino que la angulación es cambiante y pronunciada, y deja ver de cuando en cuando una importante porción de la pared sobre la que se proyecta.
La primera parte, sonorizada con las olas del mar, se inicia con una cascada y muestra diversas estampas de los exóticos nativos de Bora Bora, realizando actividades acuáticas como el remo o la pesca. La segunda parte se centra en los bailes tribales y está sonorizada con música de percusión. Tras pasearse por estas imágenes proyectadas, el objetivo de la cámara del móvil se vuelve repentinamente hacia el proyector de cine, registrando su foco lumínico, el parpadeo estroboscópico, la intermitencia de la ventanilla o el giro de la bobina, acompañado todo ello por el ruido arrítmico y mecánico que genera el aparato. En la cuarta parte, regresamos a la proyección de imágenes subacuáticas y silentes. Cuando aparece en la proyección el rótulo de FIN, la cámara se aleja hasta encuadrar la silueta a contraluz de la mano sosteniendo el móvil que graba.
Esta pieza de Alcoz supone un encuentro entre lo cinematográfico y lo digital, el cine en super8 y la videotelefonía móvil, el grano de la imagen fotográfica y el píxel digital, al tiempo que muestra los elementos del dispositivo: la película, el proyector y la cámara".
– Gloria Vilches en "Usos, estilos y formatos contemporáneos del audiovisual de apropiación en España". foundfootagehoy.com/

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…