Lo sucedido a Ángel Amílcar Colón Quevedo, quien se encuentra encarcelado en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 4 “Noroeste” en Tepic, Nayarit, nos muestra la situación de vulnerabilidad de las y los migrantes en su tránsito por México. A él como a muchas personas, el crimen organizado le robó y amenazó, y además fue víctima del Estado mexicano cuando funcionarios violaron sus derechos humanos, lo torturaron y culparon por ser migrante y afrodescendiente.

Para Ángel, ser pobre, migrante y garífuna ha significado ser discriminado y criminalizado. Sin embargo, a pesar de la violencia infringida por el sistema de justicia mexicano, Ángel ha mostrado una dignidad y una fortaleza inquebrantable, participando activamente en la defensa de sus derechos.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…