Durante un pequeño momento, el gran profeta contemporáneo Nacho se abstrajo y pasó a un plano existencial desconocido hasta ahora, en donde todo era tan bello que creyó nunca poder volver a su realidad corpórea nuevamente.

Mientras él cruzaba el plano astral, su cuerpo quedó encendido cual lavarropas automático, y se puso a hacer toda clase de pelotudeces. Esta que ven, es una de ellas.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…