José Antonio Hilguera trabaja como soldador, pintor y latonero en el centro de Caracas, en la esquina de Calero, y a pesar de tener más de 60 años no considera jubilarse. De su trabajo piensa que es riesgoso, y los accidentes que ha sufrido así lo confirman, pero de esa misma chamba es de donde saca el dinero para comer, cigarros y una que otra cerveza. Sus días comienzan a las seis de la mañana y acaban a las seis de la tarde. Para su arte, como él mismo define el oficio, no hay edad ni peligro que se compare con el resultado final.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…