Hay dos tipos de fe: la fe que libera y la fe que mantiene. Cuando te toca vivir la segunda, es porque quizá debas defender tu siega, transformar las herramientas de cosecha en armas y defender el plantío que Dios te ha dado. Un mensaje ideal para los que atraviesan crisis financieras severas y no logran comprender en qué fallaron para estar así.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…