Si solo tienes cruz, te pareces a Pilato. Si solo te acerca a Cristo una cruz colgada del cuello, si solo vienes a la iglesia para celebrar ocasiones especiales, entonces no tienes mucho que envidiarles a los soldados que juegan debajo de la cruz al momento de la crucifixión. Estás cerca de la cruz y lejos de Cristo. Pero cuando aceptas a Jesús, la vida te cambia. Cuando tienes a Cristo, eres como el delincuente que murió con Él, dejas de ser un perdedor y encuentras tu valor y tu dignidad por primera vez.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…