Sé bien que te asombra verme tan cambiado,
pero es que la vida me enseñó a vivir,
aprendí mil cosas estando a tu lado,
por eso al oírte me pongo a reír.
(Ayer), no lo niego, con rabia he pensado
entre llanto y llanto: matarte y morir,
pero recordando tu amor y el pasado,
recién, francamente, dejé de sufrir.

No jures...
tus palabras me hacen daño...
No jures...
un amor que no es amor...
Mi terrible desengaño
soporté por muchos años
y hoy me encuentro como extraño
frente a vos...
No puedo...
ni escucharte, ni mirarte...
No puedo...
ni tus manos apretar...
Me queda...
todavía entre los labios
el dolor de un grito amargo
¡sin gritar!...
*

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…