“¿De qué depende que dentro de unos años Darío Santillán y Maximiliano Kosteki sigan presentes en nuestra memoria colectiva y no sean, finalmente, olvidados como tantxs otrxs antes de ellxs?”1

El 26 de Junio de 2002 se realiza un operativo conjunto de las policías Bonaerense y Federal, la Prefectura y la Gendarmería para evitar por la fuerza el corte del Puente Pueyrredón por parte de las organizaciones piqueteras del conurbano. Apenas las organizaciones llegan a la base del Puente Pueyrredón, comienza la represión. Maximilano Kostequi y Darío Santillán son asesinados en el hall de la estación "Avellaneda".

La estación lleva el nombre del genocida Nicolás Avellaneda, presidente argentino desde 1874 hasta 1880, quien fue cuidado por la Historia Oficial para tratar de quitarle responsabilidad en la tarea de exterminar a los pueblos originarios en la llamada Campaña del Desierto.

Volviendo a la estación, el 8 de diciembre de 2002 se produce un incendio y se clausura la entrada por Av. Pavón.

El 26 de Marzo de 2004 los movimientos piqueteros deciden recuperar la estación, y pegan el primer cartel “Estación Darío y Maxi”.

Con “Estación Esperanza” nos acercamos a ésta transformación, reuniendo dos masacres históricas que, pese a su distancia temporal, poseen una continuidad.

El hecho de que hoy la estación lleve el nombre de dos luchadores sociales es un avance en la búsqueda y consolidación de nuestra propia identidad; los símbolos se imponen, se hacen visibles y llaman a la reflexión histórica.

1 Frase del texto “¿Alguien sabe quién fue Cosme Budislavich?” del libro “Yo, habiendo creado y resistido, habiendo puesto el cuerpo, fui asesinado por las fuerzas de seguridad del estado argentino y vivo en cada lucha”, compilación de Cría Cuervos y 400 Golpes.

Estacion esperanza es un cortometraje documental de realización colectiva.
Copyleft!
Cultura libre para todxs

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…