… existe el pasado, pero no la coincidencia con él; me separa de él todo el espesor de mi presente; para ser mío tiene que hacerse un hueco en él, tiene que volver a ser presente.

Merleau-Ponty

A partir de la reproductibilidad técnica, la industrialización de la memoria y la velocidad exacerbada, se ha modificado la manera de comprender el pasado; ha quedado destinado a ser almacenado en imagen. Pero también el recuerdo se vuelve un mecanismo visible de la naturaleza temporal de las cosas.

Para Walter Benjamin no hay un pasado homogéneo, lineal, que realice un presente, sino hay un pasado vivo que permite configurar la singularidad de cada individuo.

Desde esta óptica, Eduardo Meléndez descubre en el proceso programático un soporte estético que le permite explorar la temporalidad. Al retardar el presente, juega con la idea de tiempo-prótesis creando una cápsula futurista que, a manera de bucle, manipula la linealidad del transcurrir y permite reflexionar sobre el vínculo entre lo estático y lo dinámico. Por eso toma como recurso la idea de memoria como objeto dinámico. De la misma forma en la que se refiere William James, la memoria es un fenómeno consciente ya que da razón a un estado, que por un tiempo, se hallaba desaparecido de la conciencia. Pero lo importante no es tener conciencia, sino re-aparecer el estado, dando a la evocación un carácter vivo.

Tiempo desarticulado es una pieza que intenta, tanto en su discurso conceptual como en su exploración creativa, enmarcar el cuestionamiento sobre el vínculo entre presente-pasado-futuro. Funge como un experimento que indaga sobre la idea de tiempo, llevándolo a terrenos de inestabilidad. La pieza se torna un artefacto que genera un flujo de tiempo desarticulado; en el que el video actúa como un ojo que observa, pero al utilizar un espejo se refleja la imagen del espectador, suscitando una especie de desdoblamiento; el instante se vuelve un estado caótico porque el espectador es incapaz de reconocer su propio movimiento, ya que la imagen se altera retardándola o acelerándola en el espiral-espejo, en el que cada presente difiere al presente real. De esta manera, este proyecto también invita a una reflexión latente en cuanto al tiempo.

Lo interesante de estos trabajos es que son capaces de acercar al público, con un carácter lúdico, a problemáticas específicas, funcionan como piezas reflexivas, ya que guardan una proporción complementaria entre el ejercicio conceptual y la praxis.

Así Tiempo desarticulado funciona como una máquina de repetición de acontecimientos, pero no es progresiva, ya que cada recuerdo corporal se dispone a entrar a un terreno de olvido, donde la propia presencia se vierte en el recuerdo de otro, en el que “cada gesto… se lanza ya una pregunta sobre el mundo y se realiza el tiempo”1.

Liliana Quintero

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…