El reflejo de la mujer en la pieza es el símbolo que pretende dar voz a otras mujeres, el lugar fantástico que se expresa como representación del interior y exterior del ser.

“A lo largo de la historia, en la mitología, la literatura, el arte, el espejo, parece cubierto de un poder que va más allá de su propia forma y que encierra en sí todos los secretos y misterios que la historia humana ha necesitado guardar en él”

La misma historia que, desafortunadamente, la mayoría de la veces ha sido y será construida por hombres, y será por esta razón que la imagen de la mujer en la cultura a través de los siglos, casi siempre ha sido representada como un ídolo de perversidad y falsa feminidad.

En las leyendas y fábulas se condena al reflejo de la mujer como culpable de su propia mirada . Y eso no hace menos responsable al espectador-autor masculino, parte y juez a la vez de esa construcción.

En este videoarte el acto de contemplarse en un espejo no denota vanidad ni sumisión virtuosa, si no que ofrece un lugar de inspiración y reflexión donde el alma se construye y desnuda como resistencia cultural y política.

Dentro de este espejo, se puede buscar el significado de lo que en él se refleja, la propia imagen o la voz que narra las mentiras -y cercos del mundo que nos asfixia- sobre los comportamientos sexuales y morales.
En la obra se utiliza al espejo como portador de un conocimiento al que se desea acceder, o reflexionar sobre la "verdad" que supuestamente es nuestra, como la antítesis de teorizar que el espejo es generador de mitos, creador de imágenes falsas y por lo tanto el símbolo de la banalidad y de lo fatuo.

Seamos sinceras. A pesar de todo el trabajo que se realiza a favor de la igualdad. ¿Cuántas veces se realizan las preguntas correctas? ¿Y las respuestas? ¿Qué es lo que realmente las mujeres desean? ¿Qué es lo que la mujeres piensan sobre ellas mismas? ¿Cómo juzgan su existencia y comportamiento?

Esta pieza pretende dar respuesta a algunas de esas preguntas.
La provocación y el despertar de alguien o algo, en “alguien se despierta en mi cama” es, si no el símbolo de la estimulación de la fuerza interior de las mujeres, y de su propia naturaleza salvaje y empoderamiento.
En la pieza se significa a la mujer como ser dinámico, con individualidad definida, trabajando con su cuerpo como paisaje, en ese retrato performático donde ella misma maneja su propio pincel y representación. Son estos inconscientes voluntarios reflejos, los que nos permiten buscar un espacio (imagen-espejo) donde podamos desarrollarnos y recuperar derechos culturales, ya no sólo como público espectadoras (reflejo-mirada) sino como protagonistas activas de nuestra propia personalidad, diferencia y sexualidad. (performance)

Debo añadir que en las imágenes que se van sucediendo, ni como mujer ni como autora me he sentido incómoda frente ese lado oculto de mi figura.

Me confieso, me perdono, me hago daño, incluso se masturbo, realizando “reflexiones” y “reflejos” íntimos, que me exponen ante las mismas personas que se niegan a destruir las convicciones y doctrinas, que me condicionan a mí y a mis semejantes en como debo representarme, ser y sentir

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…