Gabriel Villarán aprendió a dominar el mar sobre una tabla de surf a los cuatro años, y con el tiempo, eso se convirtió en su pasión. Pero nada fue cuestión de suerte para él. Su vida ha sido todo menos predecible. ¿Cuántos golpes y caídas puede resistir un campeón que siempre parece salir ileso?

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…