El último domingo de agosto tienen lugar las fiestas patronales en honor a la Virgen de la Blanca. Ese domingo se celebran los actos que constituyen el núcleo de la fiesta, la función religiosa en la ermita a la que se encamina el pueblo en romería. Un elemento consustancial a la romería es la tradicional “Danza de los Palos”, que se encuentra a caballo de los dos tipos de danzas rituales masculinas existentes en la provincia de Huelva, la Danza de Espadas y la Danza de Palillos.
La utilización del baile como forma de alabanza a la divinidad se remonta a los orígenes mismos del cristianismo, el cual, ante el arraigo de determinadas manifestaciones culturales imposibles de erradicar, terminó asociándolas a su propio ritual. De esta forma se cristianizaron una expresiones populares antes paganas. Es por ello que el sincretismo entre lo sagrado y lo profano está presente en esta manifestación cultural, dando lugar a imágenes como la de danzantes descalzos que practican así su penitencia en el contexto de una tradición ancestral.
Mientras el pueblo se va congregando en la Plaza del Ayuntamiento, los danzantes se atavían con la vestimenta tradicional compuesta por una camisa blanca, pantalón azul a media pierna rematado con borlones, medias blancas y zapatos negros. Sobre la camisa lucen un pañuelo estampado que cubre la pechera hasta esconderse bajo la faja de color salmón y adornada con motivos vegetales a juego con el tocado del que penden citas multicolor que caen por la espalda. Los palillos y el palo completan la indumentaria.
El camino hacia la ermita lo abrirán las autoridades civiles, militares y el clero, tras ellos se coloca la banda de música y a continuación los danzantes con el tamboril, cerrando el cortejo ira la reina de las fiestas y sus damas de honor.
La danza se inicia a la salida del pueblo y ya no cesará en ningún momento hasta finalizar la procesión de la Virgen. Al llegar a la ermita los danzantes forman un puente con sus palos para realzar la entrada de las autoridades en la iglesia. A continuación entran ellos y ejecutan el primer baile ante la Virgen. Comienza entonces la procesión de la Virgen de la Blanca por la ermita, precedida por los danzantes que de forma ininterrumpida interpretan su baile manteniéndose siempre de cara a su Virgen.
Finalizada la procesión por la ermita y antes de iniciar la función religiosa en la iglesia se realiza la puja por el privilegio de portar el próximo año la vara de mayordomo y los varales del paso de la Virgen. El que alcanza la mayordomía deberá sufragar todos los gastos que suponen la celebración de las fiestas. Acabado el reparto de cargos se procede a la entrada de la Virgen en la iglesia reanudándose allí la Danza de Palos.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…