Pablo Aguiar. 10 Marzo, 2013.
Las herramientas del corazón del hombre son usadas en el gran proyecto de Dios de acuerdo a la relación que tenga el hombre con su Creador, lo cual lo determina Dios en su llamado a la criatura. Somos instrumentos que aceptamos y seguimos sus instrucciones dadas por su Espíritu para que podamos manifestar la obediencia.
Jesús era Hijo y sujeto al Padre trabajó en nuestra perfección bajo este mismo principio "fue perfeccionado" manifestando así la voluntad propia como Criatura y la voluntad del Padre como creador; de lo contrario estaríamos ayudando a Dios como si necesitara ayuda. Dios no es hombre ni hijo de hombre para mentir.
No podemos actuar en contra de la verdad, por eso mismo si no amamos la verdad Dios envía un espíritu mentiroso para que le creamos y así en su Justicia y equidad nos pueda juzgar y suframos solo lo que debe quemarse (1 Cor.3).
Actuamos a favor de la verdad sólo en la gracia traída por la unión hecha por el Cordero en la cruz (su Amor).
Estos son los primeros principios básicos de los llamados a edificar su Templo, que es un hombre a su imagen; los que colaboran en su plan eterno como sus instrumentos, presentan sus voluntades y la del Creador en una sóla voluntad como y como las manos del Hijo trabajan en la Tierra para glorificar al Padre.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…