Cada persona debe reconocer que necesita del agua viva encarar su pecado y reconocer a Jesús, el Hijo de Dios, como el que perdona los pecados y como el dador del agua viva que sacia nuestra sed.

Loading more stuff…

Hmm…it looks like things are taking a while to load. Try again?

Loading videos…